¿Cómo mantener tu peso a raya en verano?

Buenas tardes a todos.

El ansiado verano ya llegó. Ya está aquí. Para la gran mayoría es motivo de alegría, pero para aquellos que están preocupados por su peso, puede llegar a suponer un gran quebradero de cabeza.

Fuente: Google

Fuente: Google

Muchas veces por el hecho de “estar de vacaciones”, nos permitimos ciertos lujos innecesarios pues a posteriori se acaba traduciendo en un aumento de peso muy elevado. De media solemos coger en verano de 3 a 5 Kg. pero espero que con estas recomendaciones que a continuación os doy, podamos modificar esos datos. ¿Las estadísticas están para romperlas, no?

Comenzamos.

– Los desayunos: si eres de los que desayunas casi siempre lo mismo, una buena forma de no excedernos es hacernos un esquema mental con tres componentes: un lácteo desnatado, una pieza de fruta entera y un carbohidrato complejo (pan, cereales tipo muesli, copos/salvado de avena…) Al pan le puede acompañar un día mermelada light; otro día, aceite de oliva, otro día fiambre magro y así ir variando. Si por el contrario, te gusta variar tu forma de desayunar y gracias a que tienes más tiempo libre en esta época aprovechas para hacer desayunos “diferentes” podemos combinar:

* Fruta y frutos secos: plátano y nueces; sandía y almendras; melón y pistachos…

* Licuados o batidos de frutas caseros acompañados con huevo cocido, en tortilla francesa o revuelto.

* Bebidas vegetales (almendra, avena, soja, arroz…) y tostas de pan integral con tomate y aguacate.

Fuente: Google

Fuente: Google

– Las medias mañanas y las meriendas, cuando se está de vacaciones quizás sean más difíciles de mantener, por el tema horarios. Pero como sucede siempre, parar a determinadas horas para tomar un tentempié tiene muchos beneficios. Uno de ellos, es ir con menos hambre a las comidas principales y evitar picar alimentos menos recomendables. Por eso, en la medida de lo posible, tomaremos una pieza de fruta de temporada (sandía, melón, cerezas…); un yogur desnatado, fiambre magro (jamón serrano, jamón York, fiambre de pavo, lomo…), queso fresco o requesón, frutos secos…

– Elegir comidas ligeras: ensaladas de todo tipo con muchos colores e ingredientes (de hortalizas, de pasta, de pollo, de arroz, de legumbres, camperas, de frutas…), gazpachos/salmorejos, cremas de verduras o frutas sin nata (crema fría de puerro, de melón, de calabaza…); pescados a la plancha; parrillada de verduras de temporada, melón con jamón, vinagretas para acompañar legumbres, carnes, pescados, mariscos…

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

ensalada de lentejas pinterest

Fuente: Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

 

 

– Elegir productos de la zona. Si nos vamos de vacaciones a otro lugar que no sea en el que habitualmente vivimos, lo ideal es optar por productos locales, pues además de haber más disponibilidad, aumentan nuestro abanico dietético; con lo que se hace más dinámico seguir ciertas pautas. Además, conocemos nuevas formas y alimentos, que siempre nos enriquecerá a nivel nutricional.

– Optar por preparaciones culinarias sencillas, con poco aceite, primando la plancha, brasa, crudo, asado…frente a rebozados, frituras, etc.

– Intentar hacer más ejercicio. Estar de vacaciones, implica tener más tiempo libre, con lo cual debemos aprovecharlo también para mantenernos activos (paseos por la playa, natación, descubrimiento de nuevas rutas por la naturaleza, paseos en bicicleta a horas adecuadas…) Lo normal es creer que estar de vacaciones implica descansar, y así es. Pero como hay mucho tiempo y los días son muy largos, debemos cambiar el chip y reservar al menos una hora al día, mejor si es en las que menos calor hace, para practicar ejercicio físico.

– Estar siempre muy hidratado. Para ello, indudablemente el agua es la mejor elección. Si salimos a tomar algo, la cosa se complica pues las alternativas suelen ser normalmente muy calóricas y ricas en azúcares. Hay gente que se cansa de beber agua y por ello en casa puede hacerse bebidas caseras. Por ejemplo mezclar mucho hielo, con el zumo de un limón y añadir menta o hierbabuena. Tendríamos una especie de limonada casera sin azúcar muy refrescante. El té helado o el café con hielo cuando salimos también puede ser una perfecta alternativa. Y ya, como último caso, las bebidas light y zero  y las cervezas sin. Estas últimas, jamás serán recomendadas dentro de un estilo de vida saludable pero se entiende que su consumo no será diario ni habitual.

Y, por último os quiero contar que he participado en una entrevista realizada por farmacia Jacomart, para los eHealth&Beauty Awards. Si queréis que os deje en paz durante unos días, podéis ayudarme a ganar su premio votándome en el siguiente enlace: http://www.farmaciajacomart.es/entrevista/entrevista-a-dsobremesa/. Tenéis que votarme con las estrellas que aparecen en la parte superior izquierda del post.

Espero que os haya resultado útil esta entrada y si queréis dejar un comentario, como siempre, estaré encantada de recibiros.

Un saludo!

Anuncios

Cuídate todo el año, di NO a la “operación Bikini”

Buenos días a todos.

Hoy vamos a hablar de ese extendido término, el de “operación bikini” y de las razones por las cuales no debemos practicarla.

Fuente: Google

Fuente: Google

A continuación te cuento porqué:

1. Porque se trata de un término creado o inventado por revistas, anuncios publicitarios y en definitiva, por oportunistas sin ninguna titulación o formación especializada, con lo cual su fiabilidad y rigor son cuanto menos, cuestionables.

2. Porque está basada en una pérdida de peso rápida y estacional (suele atribuirse a los meses previos al verano). Esto, como no, sólo se consigue si recurres a las absurdas “dietas milagro” (son las únicas que prometen una rápida pérdida de peso).

3. Porque además de dietas absurdas, en esta operación se suele aconsejar ejercicios físicos extremos y palizas en los gimnasios, con los consiguientes riesgos que eso supone para la salud de quien los realiza; por ejemplo: deshidratación, alteraciones cardíacas, trastornos de la conducta alimentaria…

4. Porque supone además, un esfuerzo psicológico innecesario caracterizado por la obsesión por el peso; estar mirándose continuamente en el espejo esperando avances; autopresionarse porque “no llego a punto al verano” además de sufrir ansiedad, pasar hambre…

Fuente: twitter

Fuente: twitter

5. Porque puede darse, y de hecho, es bastante común, el conocido efecto yo-yó o efecto rebote. Normal, cuando acaba el verano, se vuelve a la rutina y se dice “adiós dieta y adiós gimnasio…nos vemos después de Navidad o hasta la próxima operación bikini”.

6. Porque precisamente si cada año te sumas a la operación bikini, significa que no sabes alimentarte bien y que no sigues un estilo de vida saludable. Acude a un profesional para que te asesore y no tengas que recurrir más a estas prácticas absurdas.

En definitiva, conseguir las cosas sin esfuerzo, de manera rápida y dejándote llevar más por tus impulsos que por tu razón, te llevará a recurrir a este tipo de actuaciones. Si te paras, piensas y reflexionas sobre qué es lo mejor para ti y para tu organismo, dirás NO a la operación bikini y no empezarás la casa por el tejado.

Ya sabes, toca cuidarse todo el año 😉

Espero que os haya resultado útil la entrada y si queréis, podéis dejar vuestros comentarios aquí. Estaré encantada de recibiros.

Un saludo!

Receta saludable de la semana: “ensalada de verano”

Buenas tardes a todos.

Si pensamos en recetas veraniegas seguro que a la mayoría nos viene a la cabeza una palabra: ensalada. Y la verdad es que con estas temperaturas son los platos que más apetecen.

En este caso, vamos a utilizar varios ingredientes que seguramente no estéis acostumbrados a mezclar, pero cuyo resultado final os va a sorprender gratamente.

Os explico más a continuación:

INGREDIENTES (RACIÓN):

– Coliflor: 50 gr.

– Pasta (en forma de hélices): 20 gr.

– Tomate natural: 20 gr.

– Cebolleta: 20 gr.

– Pepinillos en vinagre: 10 gr.

– Aceite de oliva virgen extra: 5 gr. (una cucharadita de postre)

– Vinagre de Jerez: 5 gr. (una cucharadita de postre). También puede emplearse vinagre de manzana o de Módena (aunque este último es más calórico).

– Albahaca: un pellizco.

– Pimienta blanca: un pellizco.

ELABORACIÓN:

Hervimos la pasta por un lado hasta que quede aldente (unos 7-8 minutos). Hacemos lo mismo con la coliflor. Esta hortaliza suele tardar unos 20 minutos en cocer (en una cazuela), pero si queremos acelerar este proceso podemos añadir una punta de cuchillo de bicarbonato.

Una vez hayamos retirado ambos ingredientes por separado, retiramos y refrescamos con agua fría para posteriormente mezclarlos en una fuente para ensalada.

Por otro lado, picamos la cebolleta, el tomate (deberá estar lavado, pelado y desprovisto de semillas) y los pepinillos en vinagre. Los incorporamos a la coliflor y a la pasta. Condimentamos con la albahaca y la pimienta blanca y finalmente aliñamos con el aceite y el vinagre.

¡¡¡Consejo!!!: una vez elaborada la ensalada, déjala reposar 10 minutos. Esta maceración ayudará a potenciar aún más todos los sabores.

IMG_20140717_104830

ANÁLISIS NUTRICIONAL (RACIÓN):

* Calorías: 144.67 Kcal.

* Carbohidratos: 19.76 gr.

* Proteínas: 3.9 gr.

* Grasas/lípidos: 5.5 gr.

Como cualquier ensalada saludable que se precie (aquellas que incorporan salsas hipercalóricas tipo César, salsa rosa, tártara, de quesos, con nata…no deben considerarse ensaladas), esta receta contiene muy pocas calorías. La mayoría de ellas provienen de la pasta y del aceite de oliva virgen extra. Se trata de un plato bastante completo aunque le faltaría una fuente protéica. Por ello, es ideal tomarla en la comida con un segundo plato en forma de carne o pescado blanco, o en la cena añadiéndola además un huevo cocido, para así redondear todos los nutrientes básicos. Una fruta de temporada (melón, sandía, melocotón, paraguaya…) ya sea en la comida o en la cena culminará un menú de lo más saludable.

No apta para: celiacos (pues vosotros deberéis escoger una pasta sin gluten).

Apta para: personas con sobrepeso.

Espero que os haya gustado la receta de hoy y ya sabéis, a aquellos que no os guste demasiado la coliflor pero sí las ensaladas, puede resultaros una original y diferente forma de tomarla. Si queréis, podéis contar vuestra experiencia en dsobremesa 😉

Un saludo!