¿Cómo mantener tu peso a raya en verano?

Buenas tardes a todos.

El ansiado verano ya llegó. Ya está aquí. Para la gran mayoría es motivo de alegría, pero para aquellos que están preocupados por su peso, puede llegar a suponer un gran quebradero de cabeza.

Fuente: Google

Fuente: Google

Muchas veces por el hecho de “estar de vacaciones”, nos permitimos ciertos lujos innecesarios pues a posteriori se acaba traduciendo en un aumento de peso muy elevado. De media solemos coger en verano de 3 a 5 Kg. pero espero que con estas recomendaciones que a continuación os doy, podamos modificar esos datos. ¿Las estadísticas están para romperlas, no?

Comenzamos.

– Los desayunos: si eres de los que desayunas casi siempre lo mismo, una buena forma de no excedernos es hacernos un esquema mental con tres componentes: un lácteo desnatado, una pieza de fruta entera y un carbohidrato complejo (pan, cereales tipo muesli, copos/salvado de avena…) Al pan le puede acompañar un día mermelada light; otro día, aceite de oliva, otro día fiambre magro y así ir variando. Si por el contrario, te gusta variar tu forma de desayunar y gracias a que tienes más tiempo libre en esta época aprovechas para hacer desayunos “diferentes” podemos combinar:

* Fruta y frutos secos: plátano y nueces; sandía y almendras; melón y pistachos…

* Licuados o batidos de frutas caseros acompañados con huevo cocido, en tortilla francesa o revuelto.

* Bebidas vegetales (almendra, avena, soja, arroz…) y tostas de pan integral con tomate y aguacate.

Fuente: Google

Fuente: Google

– Las medias mañanas y las meriendas, cuando se está de vacaciones quizás sean más difíciles de mantener, por el tema horarios. Pero como sucede siempre, parar a determinadas horas para tomar un tentempié tiene muchos beneficios. Uno de ellos, es ir con menos hambre a las comidas principales y evitar picar alimentos menos recomendables. Por eso, en la medida de lo posible, tomaremos una pieza de fruta de temporada (sandía, melón, cerezas…); un yogur desnatado, fiambre magro (jamón serrano, jamón York, fiambre de pavo, lomo…), queso fresco o requesón, frutos secos…

– Elegir comidas ligeras: ensaladas de todo tipo con muchos colores e ingredientes (de hortalizas, de pasta, de pollo, de arroz, de legumbres, camperas, de frutas…), gazpachos/salmorejos, cremas de verduras o frutas sin nata (crema fría de puerro, de melón, de calabaza…); pescados a la plancha; parrillada de verduras de temporada, melón con jamón, vinagretas para acompañar legumbres, carnes, pescados, mariscos…

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

ensalada de lentejas pinterest

Fuente: Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

 

 

– Elegir productos de la zona. Si nos vamos de vacaciones a otro lugar que no sea en el que habitualmente vivimos, lo ideal es optar por productos locales, pues además de haber más disponibilidad, aumentan nuestro abanico dietético; con lo que se hace más dinámico seguir ciertas pautas. Además, conocemos nuevas formas y alimentos, que siempre nos enriquecerá a nivel nutricional.

– Optar por preparaciones culinarias sencillas, con poco aceite, primando la plancha, brasa, crudo, asado…frente a rebozados, frituras, etc.

– Intentar hacer más ejercicio. Estar de vacaciones, implica tener más tiempo libre, con lo cual debemos aprovecharlo también para mantenernos activos (paseos por la playa, natación, descubrimiento de nuevas rutas por la naturaleza, paseos en bicicleta a horas adecuadas…) Lo normal es creer que estar de vacaciones implica descansar, y así es. Pero como hay mucho tiempo y los días son muy largos, debemos cambiar el chip y reservar al menos una hora al día, mejor si es en las que menos calor hace, para practicar ejercicio físico.

– Estar siempre muy hidratado. Para ello, indudablemente el agua es la mejor elección. Si salimos a tomar algo, la cosa se complica pues las alternativas suelen ser normalmente muy calóricas y ricas en azúcares. Hay gente que se cansa de beber agua y por ello en casa puede hacerse bebidas caseras. Por ejemplo mezclar mucho hielo, con el zumo de un limón y añadir menta o hierbabuena. Tendríamos una especie de limonada casera sin azúcar muy refrescante. El té helado o el café con hielo cuando salimos también puede ser una perfecta alternativa. Y ya, como último caso, las bebidas light y zero  y las cervezas sin. Estas últimas, jamás serán recomendadas dentro de un estilo de vida saludable pero se entiende que su consumo no será diario ni habitual.

Y, por último os quiero contar que he participado en una entrevista realizada por farmacia Jacomart, para los eHealth&Beauty Awards. Si queréis que os deje en paz durante unos días, podéis ayudarme a ganar su premio votándome en el siguiente enlace: http://www.farmaciajacomart.es/entrevista/entrevista-a-dsobremesa/. Tenéis que votarme con las estrellas que aparecen en la parte superior izquierda del post.

Espero que os haya resultado útil esta entrada y si queréis dejar un comentario, como siempre, estaré encantada de recibiros.

Un saludo!

Anuncios

Nutricuriosidades volumen 6

Buenos días a todos.

Como cada cierto tiempo, os traigo nuevas nutricuriosidades que he ido recopilando. Espero que os gusten:

– Todos tenemos una hormona llamada leptina (procede del griego leptos, que significa delgado), que actúa estimulando señales que producen saciedad e inhiben el apetito. Los sujetos obesos tienen los niveles de leptina muy aumentados.

leptina-obesidad

– ¿Sabías que solo 1 de cada 10 celiacos sabe que lo es? o lo que es lo mismo, 9 de cada 10 celiacos no saben que lo son. Inquietante.

La temperatura óptima para que el agua tenga su máximo poder rehidratante es de entre 10 y 14 ºC. El agua fría sí refresca pero no es el que más hidrata.

Las ensaladas de McDonald´s tienen un 60 % más de grasa que las mismas hamburguesas. Así que ojito con lo que nos venden como “más saludable” y lo que nosotros queremos ver como tal. Por cierto, caso aparte el eslogan de este cartel publicitario…

Fuente: Google

Fuente: Google

– Una recomendación nutricional para la mamá lactante es no tomar en su dieta alimentos que proporcionen mal sabor a la leche, por ejemplo: ajo, cebolla, col , embutidos fuertes y especias en general.

– Según el Real Decreto 1907/1996, se prohíbe usar el término “natural” como característica vinculada a pretendidos efectos preventivos o terapéuticos. Todo esto es debido a que se induce al engaño al consumidor, pues acabamos asociando “lo natural” con “lo saludable” cuando no tiene porqué ser así necesariamente.

– ¿Qué alimento diríais que es el más consumido del mundo? Al final de la entrada, os desvelo el misterio 😉

Las alergias más comunes en niños son a proteínas de la leche y al huevo; mientras que en los adultos lo son a las frutas, a los frutos secos y a las hortalizas.

Fuente: Google

Fuente: Google

– ¿Cómo podemos diferenciar el apetito emocional del hambre? El primero sucede de repente y lo asociamos a un alimento o tipo de alimentos en concreto. Además, no cesa aunque tengamos el estómago lleno y lo más importante, nos sentimos culpables después de comerlo. En el caso del hambre, viene poco a poco; está abierto a distintas opciones alimentarias; te quedas saciado y te produce calma cuando terminas.

Fuente: Google

Fuente: Google

Y hasta aquí las Nutricuriosidades, no sin antes afirmar que ¡¡¡El alimento más consumido del mundo es el ARROZ!!!

Espero que os haya gustado la entrada de hoy. Estaré encantada de recibir vuestros comentarios.

Un saludo!

“Cocina para hijos vagos que se dan cuenta que un día se independizarán y no tienen ni idea de cocinar”: pescadilla marinada

Muy buenas tardes a todos.

Vamos con una nueva entrada de cocina fácil para todos aquellos que por falta de tiempo, de interés o porque siempre nos lo han hecho, no solemos entrar mucho a los fogones.

Esta receta que os traigo hoy es de las más sencillas y a la vez agradecidas en cuanto a sabor que he hecho pues con muy poquito, se consigue un gran resultado.

INGREDIENTES (RACIÓN):

– Pescadilla: 300 gr.

– Ajo: medio diente de ajo.

– Perejil: dos ramitas frescas.

– Limón: el jugo de medio limón.

– Aceite de oliva virgen extra: 10 ml. (una cucharada sopera)

– Vinagre de manzana: 5 ml. (una cucharada de postre)

– Tomate: un tomate.

ELABORACIÓN:

Lo primero de todo es pedir en nuestra pescaderia habitual que nos limpien y corten en rodajas la pescadilla.

Preparamos la vinagreta:

Picamos finamente el ajo y posteriormente deshojamos y hacemos lo propio con el perejil. Unimos ambos ingredientes y añadimos el zumo de limón. Mezclamos bien. Ahora incorporamos el aceite de oliva, y seguimos homogeneizando. Finalmente es el turno del vinagre. Ya tenemos lista nuestra vinagreta.

ATT_1426541347494_image

El siguiente paso es bañar la pescadilla en crudo con esta rica salsa y dejar dos horas en la nevera para que se impregne bien de todos los sabores. Este paso se llama marinar.

ATT_1426541358266_imageUna vez transcurrido este tiempo, precalentamos el horno a 180 º C e introducimos nuestra preparación, dejando que se haga unos 10 minutos aproximadamente.

Para acompañar el pescado yo he elegido el tomate salpicado también por la vinagreta.

ATT_1426541340662_image (1)

Se trata de un plato muy apropiado tanto para la comida como para la cena, así que ya sabéis, si lo probáis me decís que os ha parecido.

Un saludo!

 

 

Desmontando mitos: “estoy a dieta… ¡solo podré beber agua!”

Buenas tardes a todos.

Vamos con otro mito a desmontar, esta vez se trata del tema “bebidas” cuando queremos bajar de peso. Muchas de las dietas fallidas son el resultado de demasiadas restricciones y de la eliminación total durante un largo periodo de tiempo de grupos de alimentos. De esta manera solo conseguimos que el paciente abandone el plan dietético por ansiedad y aburrimiento.

En el caso que nos acontece, bastantes personas me han preguntado mientras están siguiendo una dieta hipocalórica “¿solo bebo agua, no?” o “no voy a poder salir a tomar algo, porque no voy a pedir agua en un bar”. Como siempre, irse a los extremos es un craso error. Lógicamente el agua debe ser la bebida diaria tanto si quieres bajar de peso como si no. Véanse aquí las razones. Pero eso no significa necesariamente que otras bebidas queden totalmente descartadas.

Si estamos en casa, los zumos naturales de frutas o de verduras (nunca se aconsejarán los zumos comerciales azucarados tipo Brick o similares) pueden ser grandes aliados para notar en boca otro sabor, pues hay gente que se queja de que le cuesta sobremanera tomar agua. De sobra son conocidas las grandes propiedades de estos alimentos pero es conveniente saber que tras la trituración, batido o exprimido, pierden gran parte de sus compuestos beneficiosos (vitaminas, fibra…)

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

Ejemplos de estos zumos hay tantos como frutas o verduras existan en el mercado. Desde los más tradicionales como los de naranja, tomate, piña o uva hasta los más exóticos y originales como los de mango, fresas y plátano o los de apio, pepino y manzana.

Un consejo: usa tu imaginación. Mezclando productos conseguirás sabores espectaculares.

Fuente: Google

Fuente: Google

Si a estos licuados y zumos les añadimos leche o yogur desnatado, los estamos convirtiendo en batidos caseros. Otra saludable opción que puedes tomar en la media mañana, en la merienda o incluso como postre.

Eso sí, es importante recalcar que tanto los zumos como los batidos en ningún caso sustituyen una ración de fruta o verdura, pues siempre es preferible tomar estas piezas enteras.

 

En el caso de que seas más de bebida caliente y no tengas demasiado tiempo para cocinar, siempre puedes optar por las infusiones. Además de aportar flavonoides (potentes antioxidantes), vitaminas (C y E sobre todo) y minerales como el como el flúor; hay infusiones que ayudan a mejorar la digestión, a prevenir gases y a desinflamar (como en el caso de la manzanilla). La variedad es muy amplia, solo tienes que probar cual se adecua a tus gustos. Otra de las ventajas de estas bebidas es que en cualquier establecimiento las tienes disponibles.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Y refiriéndonos a la vida ociosa, ¿qué bebidas podríamos tomar si queremos perder peso pero no excedernos en calorías? Cualquier nutricionista medianamente responsable nunca recomendará el consumo de alcohol y menos estando a dieta. Otra cosa es que, de manera muy puntual, pueda permitirse.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Por tanto, si hablamos de las bebidas alcohólicas fermentadas, en el caso de la cerveza, ésta es preferible tomarla sin alcohol (un botellín sin contiene 17 Kcal. mientras que uno con, 45 Kcal.). En el caso del vino, el blanco es algo más pobre calóricamente hablando (100 ml. aportan 60 Kcal.) que el tinto, cuyo aporte calórico por 100 ml. es de 70.72 Kcal.

Por supuesto las bebidas alcohólicas destiladas (whisky, vodka, ginebra, ron…) ni se permiten ni se aconsejarán en ningún caso.

“¿Y qué pasa con los refrescos?” Pues que además de fomentar el sobrepeso y la obesidad en la edad infantil son tremendamente perjudiciales si se consumen en exceso en la edad adulta. (Uy, disculpad, me ha salido la vena de supernutricionista). Volvemos a lo mismo, si has de tomarlos porque no te queda otra, opta por los ZERO, que se supone, no tiene nada de azúcares. Una alternativa más indicada sería el agua con gas.

Fuente: Google

Fuente: Google

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta bebida se consume más en el centro de Europa y está compuesta por agua y ácido carbónico disuelto, responsable de la aparición de burbujas. Esta bebida, a pesar de las falsas creencias, no aporta calorías y facilita las digestiones pues estimula la secreción de jugos gástricos. Eso sí, al igual que el resto de bebidas gaseosas no son recomendables en personas con aerofagia. Por cierto, no confundamos el agua con gas con la tónica o la gaseosa, pues éstos sí contienen azúcares y son considerados refrescos.

Dicho todo lo anterior, espero haberos ayudado a desmontar otro mito. Y es que, estando a dieta no solo puede beberse agua, aunque es verdad que es el más recomendable, para que nos vamos a engañar.

Si tienes cualquier duda o comentario, puedes plasmarlo aquí. Estaré encantada de resolverlo 😉

Un saludo!

Receta saludable de la semana: “Pizza de hortalizas y jamón ibérico”

Buenos días a todos.

Inauguramos en dsobremesa el verano con una receta saludable que mezcla lo mejor de Italia, la pizza con lo mejor de España, el jamón ibérico. El pegamento que las une son las hortalizas, típicas en ambos países por lo que hemos creado una receta de lo más mediterránea.

A ver qué os parece.

INGREDIENTES (RACIÓN):

– Masa para pizza: 125 gr.

– Cebolla: 25 gr.

– Zanahoria: 12.5 gr.

– Tomate natural: 25 gr.

– Champiñón: 25 gr.

– Jamón ibérico de recebo (puede usarse cualquier tipo de jamón serrano): 25 gr.

– Queso rallado: 10 gr.

– Aceite de oliva: 10 gr.

– Albahaca: 1 gr. (un pellizco)

ELABORACIÓN:

Por un lado hacemos un sofrito con la cebolla, la zanahoria rallada y el champiñón cortado en daditos. Escurrimos bien el aceite y reservamos.

Por otro lado realizamos otro sofrito con el tomate pelado y desprovisto de semillas al que añadimos la albahaca. Escurrimos bien el aceite y reservamos.

Extendemos la masa de la pizza sobre un molde y precalentamos el horno a 180 ºC. Sobre toda la base de la pizza vertemos el tomate; inmediatamente añadimos las hortalizas y el champiñón y finalmente el queso rallado. Horneamos durante 10 minutos vigilando continuamente que no se nos queme.

Durante este tiempo vamos cortando el jamón en finas láminas para que cuando salga la pizza solamente tengamos que colocarlas por encima.

Y ya tenemos nuestra pizza lista para comer.
IMG_20140623_142233

ANÁLISIS NUTRICIONAL (RACIÓN):

* Calorías: 635.76 Kcal.

* Carbohidratos: 44.245 gr.

* Proteínas: 23.515 gr.

* Lípidos/grasas: 39.99 gr.

Una receta saludable pues la principal fuente calórica la aporta la masa de la pizza, el jamón y el aceite de oliva. Estos dos últimos ingredientes además, añaden ácidos grasos insaturados, muy beneficiosos para el sistema cardiovascular. Las hortalizas y el champiñón aportan fibra, vitaminas y minerales por lo que es un plato equilibrado en nutrientes y recomendable para casi todos los paladares.

No apto para: celiacos ni personas con sobrepeso u obesidad.

Tomarla preferiblemente como plato único acompañada por una ensalada de espinacas frescas y queso fresco. De postre optar por una fruta de temporada como las cerezas y así añadiremos aún más nutrientes a nuestra comida.

Buen provecho que diríamos en España y buon appetito para nuestros amigos italianos 😉

Si queréis descubrir más recetas saludables, podéis pinchar aquí.

Un saludo!

 

Receta saludable de la semana: quinoa con verduras

Buenas tardes a todos.

Como ya prometí en este post, y como me considero una persona de palabra, aquí traigo una receta con quinoa. He de decir que se trata de un plato ultramegasencillo en el que el “pseudocereal” es el protagonista absoluto.

Allá vamos:

INGREDIENTES (POR RACIÓN):

– Quinoa: 40 gr. (en crudo)

– Zanahoria: 20 gr.

– Calabacín: 20 gr.

– Cebolleta: 20 gr.

– Ajo: 3 gr. (medio diente de ajo aproximadamente)

– Aceite de oliva: 10 ml.

– Albahaca: un pellizco.

– Agua: en un principio, 80 ml. (el doble que de quinoa) pero luego se puede ir añadiendo más cantidad.

ELABORACIÓN:

Ponemos en una cazuela o recipiente adecuado el aceite, el ajo, la cebolleta, la zanahoria y por último el calabacín. Rehogamos. A continuación, añadimos todo el agua y dejamos que hierva. Esto lo hacemos pensando sobre todo para que la zanahoria quede bien cocida. Pasados 10 minutos, echamos la quinoa y vamos moviendo lentamente.

IMG_20140501_141034

Como debe cocer entre 18-20 minutos, lo normal es que tengamos que añadir más cantidad de agua. Todo ello también dependiendo de cómo te guste la quinoa, más o menos hecha.

Pasado ese tiempo, se retira y emplata.

IMG_20140502_011808

Veredicto: yo la probé reciente a temperatura caliente y también al día siguiente pero esta vez, fría. Aunque ambas están deliciosas, no tengo duda en decantarme por la segunda opción; es decir, fría.

ANÁLISIS NUTRICIONAL (RACIÓN):

* Calorías: 254.8

* Carbohidratos: 28.6 gr.

* Proteínas: 7.6 gr.

* Grasas/lípidos: 12.4 gr.

Como podéis apreciar, esta receta es bastante hipocalórica por tanto puede ser consumida perfectamente en una dieta para perder peso. Además, la quinoa es rica en proteínas y las verduras aportan vitaminas, minerales y fibra, por lo que se convierte en un plato muy completo.

Ideal si se acompaña por un pescado azul y una fruta de temporada como la fresa, el albaricoque o la ciruela.

Finalmente he de decir que he quedado fascinada con este producto, por lo que no será la última receta en la que incluya quinoa.

Espero que vosotros también disfrutéis de ella.

Un saludo!

El Saludabilizador: “Brownie clásico”

Buenas tardes a todos.

Como viene siendo habitual, hoy traigo una nueva receta apta para ser saludabilizada: el brownie, un delicioso a la par que hipercalórico postre de origen inglés que seguro que todos adoráis. Marta es la responsable de esta entrada y quiero agradecérselo enormemente y decir que, con unos sencillos consejos, podemos reducir las calorías, los niveles de carbohidratos y los de grasas.

¿Queréis saber cómo? Entonces no perdáis detalle:

ANTES: “BROWNIE CLÁSICO”

Ingredientes/ración:

– Mantequilla: 62.5 gr.

– Cobertura de chocolate (mínimo un 60% de cacao): 35 gr.

– Huevo: una unidad

– Azúcar: 56.25 gr.

– Harina de trigo: 30 gr.

– Nueces: 25 gr.

Elaboración

“Derretir la mantequilla en el microondas y después añadir el chocolate. Remover y si queda algo por derretir, ponerlo 30 segundos más o de 15 en 15 hasta que se haya derretido todo el chocolate y esté perfectamente unido a la mantequilla.

Por otro lado, poner en un bol el azúcar y los huevos y mezclar sin añadir mucho aire. Echar la mezcla de mantequilla y chocolate, mezclar y añadir las nueves ligeramente troceadas junto con la harina.

Verter la masa en un molde untado con mantequilla, y hornear a 180 º C con el horno precalentado. Comprobar que está cocido, al revés que con el resto de bizcochos, debe tener aspecto de seco por fuera, pero salir con masa si introducimos un palillo”.
Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Análisis nutricional/ración:
* Calorías: 1315.02
* Carbohidratos: 95.2 gr.
* Proteínas: 11.85 gr.
* Grasas/lípidos: 97.37 gr.
Mezclar chocolate, mantequilla y azúcar siempre va a traer consigo un elevadísimo nivel de calorías, como es el caso. El resto de ingredientes componen el resto de aporte nutritivo. Un postre de consumo muy muy ocasional no apto para diabéticos, celiacos ni personas con sobrepeso u obesidad. Es un plato con pocos ingredientes por lo que resulta algo complicado saludabilizarlo. Pero como en dsobremesa nada es imposible, aquí os dejo con la receta saludabilizada:
DESPUÉS: “BROWNIE CLÁSICO AL ESTILO DSOBREMESA”
Ingredientes/ración:
– Aceite de oliva: 30 gr. (3 cucharadas soperas)
– Cobertura de chocolate (mínimo un 60% de cacao): 35 gr.
– Clara de huevo: 2 unidades
– Sacarina: 18.75 gr. (puede ser en grajeas, en polvo…)
– Harina de trigo: 30 gr.
– Nueces: 25 gr.
Elaboración:
Mezclar el aceite con el chocolate. Poner por otro lado la sacarina y las claras de huevo y mezclar evitando que se forme mucho aire. Enlazar todos los ingredientes y añadir la harina y las nueces (previamente troceadas). Verter la masa en un molde untado de aceite y hornear a 180 ºC, habiendo precalentado el horno anteriormente.
Comprobar la cocción. Debe quedar seco por fuera y jugoso por dentro.

Análisis nutricional/ración:

* Calorías: 802.02

* Carbohidratos: 55.65 gr.

* Proteínas: 12.02 gr.

* Grasas/lípidos: 57.875 gr.

De forma gráfica, estas serían las diferencias nutricionales entre ambas recetas:

cuadro comparativo

Un 39 % menos de calorías es una disminución considerable. Esta es debida fundamentalmente a sustituir mantequilla por aceite de oliva, pues del aceite se necesita menos cantidad. Además, quitar la yema al huevo, parte que solamente sirve para unir ingredientes, también reduce dichas calorías. 100 calorías tiene un huevo entero, mientras que las dos claras empleadas, 37. Y el otro gran cambio es en el azúcar. Utilizar sacarina, un edulcorante acalórico, refleja bastante esa disminución en la cantidad de calorías.

Sucede lo mismo con los carbohidratos y con las grasas.

Como ya he comentado anteriormente, lo ideal es consumir el brownie de manera muy ocasional y si, fuera posible acompañado por una pieza de fruta o un lácteo (vaso de leche desnatada, yogur desnatado…) para añadir más nutrientes.

Espero que os haya resultado útil la entrada de hoy.

Como siempre os recuerdo, si queréis saludabilizar una de vuestras recetas, solo tenéis que pinchar aquí.

Un saludo!

 

 

“Cocina para hijos vagos que se dan cuenta que un día se independizarán y no tienen ni idea de cocinar”: Judías verdes con ajo y pimentón

Buenos días a todos.

Hoy vamos a poner en práctica una verdura de temporada aderezada con un binomio, para mí infalible e imprescindible a la hora de cocinar: el ajo y el pimentón. Una receta fácil, saludable y muy nutritiva.

Fuente: Google

Fuente: Google

¿Preparados?

INGREDIENTES (4 PERSONAS):

– Judías verdes cortadas y peladas: 400 gr.

– Ajo: 10 gr.

– Pimentón: 5 gr. (una cucharadita de postre)

– Aceite de oliva: 20 gr. (dos cucharadas soperas)

– Vinagre de Módena: 10 gr.

ELABORACIÓN

En primer lugar, pelamos y cortamos las judías. Las lavamos y ponemos a cocer con agua en una olla express. Según cómo nos gusten podremos tenerlas más o menos tiempo. Lo ideal para conservar sus propiedades nutricionales es consumirlas al dente, por lo que deberíamos dejarlas cociendo 5-6 minutos. Si nos gustan más blandas, serán 8 minutos los necesarios.

Las dejamos enfriar en la olla. Posteriormente se escurre el agua y se reservan.

Más adelante, a fuego moderado, en una sartén se añade aceite y se sofríe el ajo. Antes de que se dore el ajo, se añade el pimentón y mezclamos. Rápidamente (para que no se quemen ni ajo ni pimentón, pues pueden otorgar un sabor amargo), incorporamos el vinagre y seguimos mezclando. Seguidamente echamos las judías y ya tenemos nuestra receta lista.

Servir caliente.

Espero que os haya gustado y, como siempre, que os ayude a ponerla en práctica.

Un saludo!

 

Receta saludable de la semana: pastel de coliflor con salsa de espinacas

Buenos días a todos.

He tenido problemas técnicos irresolubles con el ordenador pero por fin puedo publicar entrada y he querido “celebrarlo” con una receta original y saludable a partes iguales.

Espero que os guste.

INGREDIENTES (4 PERSONAS):

Para el pastel:

– Coliflor: 400 gr.

– Puerro: 50 gr.

– Zanahoria: 20 gr.

– Huevos: dos unidades enteras.

– Leche desnatada: 40 ml.

– Pan rallado: 20 gr.

– Aceite de oliva: 20 ml.

– Eneldo: un pellizco.

Para la salsa:

– Hojas de espinacas frescas: 100 gr.

– Ajo: un diente.

– Leche desnatada: 80 ml.

– Aceite de oliva: 10 ml.

ELABORACIÓN:

Para el pastel emplearemos los moldes del flan. En primer lugar, tapizaremos dichos moldes. Es decir, los untamos de aceite de oliva y posteriormente de pan rallado. Los reservamos hasta su posterior utilización.

Cocemos la coliflor en abundante agua durante 25-30 minutos si lo hacemos en una cazuela y durante 3 minutos si usamos una olla express. La escurrimos y reservamos.

En otro recipiente, sofreímos el puerro que ha sido previamente pelado y cortado en finos taquitos y añadimos después la zanahoria rallada. Ahora incorporamos la coliflor, la leche y los huevos batidos. Mezclamos enérgicamente todo el conjunto con una batidora hasta que quede una preparación homogénea. Espolvoreamos pan rallado por encima y añadimos el pellizco de eneldo.

Rellenamos los moldes con la mezcla y los metemos al horno, que habrá estado precalentado a 170 ºC. Dejamos que se hagan durante 15 minutos aproximadamente. Podemos ir comprobando que están cuajados los pasteles metiendo un palillo y observando cómo salen. Si están limpios, nuestros pasteles estarán listos.

Durante esos 15 minutos de espera vamos preparando la salsa de espinacas. Las lavamos y troceamos finamente. Sofreímos el ajo y rápidamente lo mezclamos con las espinacas. Añadimos la leche y lo dejamos hervir 10 minutos moviendo constantemente la salsa.

Posteriormente, trituramos con la batidora. La salsa debe quedar ligada, es decir, ni demasiado líquida ni demasiado espesa. Si quedase líquida, podemos echar un poco de maicena.

Transcurridos los 15 minutos y una vez que estén listos los pasteles, los sacamos y dejamos que se enfríen para desmoldar.

Finalmente, emplatamos y acompañamos con la salsa.

IMG_20140301_165907

ANÁLISIS NUTRICIONAL/RACIÓN:

* Calorías: 187.125 Kcal.

* Carbohidratos: 11.125 gr.

* Proteínas: 8.6 gr.

* Grasas/lípidos: 11.975 gr.

Podemos ver que el contenido calórico de la receta es muy moderado, así como del resto de nutrientes. La mayor parte de la grasa, monoinsaturada por otra parte, la aporta el aceite de oliva; y los carbohidratos provienen fundamentalmente del pan rallado y de la coliflor.

Además, de muy completa en ingredientes, supone una original manera de comer coliflor; una verdura poco apreciada (por lo general) por los paladares de mucha gente, especialmente por los más pequeños. Así mismo, su textura semisólida le hace óptimo también para personas con problemas de masticación.

Ideal tomado de primer plato acompañado por un pescado azul (salmón, sardinas, atún…) y una fruta de temporada, por ejemplo las fresas. Será una comida de lo más nutritiva y saludable.

Espero que la pongáis a prueba 😉

Un saludo!

“Cocina para hijos vagos que se dan cuenta que un día se independizarán y no tienen ni idea de cocinar”: Arroz blanco con tomate casero

Buenas tardes a todos.

Llevaba tiempo ya sin subir una entrada de esta categoría, ¡con lo necesaria que es! Pues se terminó la espera. Aquí os dejo un plato de toda la vida con un toque más saludable elaborando de forma casera el tomate que acompaña al arroz. Creedme, le da un toque muy muy especial.

INGREDIENTES (4 PERSONAS)

Para el arroz:

– Arroz: 400 gr.

– Ajo: 5 gr.

– Cebolla: 10 gr.

– Zanahoria: 10 gr.

– Pimiento rojo: 10 gr.

– Laurel: una hoja

– Aceite de oliva: 20 gr.

– Agua: 900 ml. (no llega al litro)

Para el tomate:

– Tomate: 500 gr.

– Cebolla: 20 gr.

– Ajo: 10 gr.

-Aceite de oliva: 20 gr.

– Albahaca: un pellizco

ELABORACIÓN

Primero hacemos el tomate. Sofreímos el ajo y la cebolla, previamente cortados finamente. Después pelamos y cortamos el tomate en dados y se lo añadimos al ajo y a la cebolla. Condimentamos con albahaca y dejamos que cueza con el jugo del tomate durante 10-15 minutos hasta que adquiera una textura semilíquida. Reservamos.

Ahora elaboramos el arroz. Hervimos el agua con las verduras y el laurel. Pasados 10 minutos de cocción lenta, rehogamos el arroz que previamente ha estado mezclado con el aceite y el ajo en otro recipiente. Movemos el arroz y lo mojamos con el caldo. Hay que tener en cuenta que siempre ha de ser el doble de líquido que de arroz. Cocemos a fuego vivo durante 5 minutos.

Después se pasa al horno, que ha sido precalentado previamente a 170 ºC y lo dejamos durante 12-14 minutos. Lo sacamos y dejamos reposar 3-4 minutos más.

Acompañamos con el tomate y servimos, preferiblemente caliente.

IMG_20140209_120944

Una receta fácil y muy tradicional que se convierte en imprescindible para todo hijo vago que se precie.

Ya sabéis, intentadlo al menos y me contáis.

Un saludo!