Cocina para hijos vagos que un día se dan cuenta que un día se independizarán y no tienen ni idea de cocinar: “pizza de mar y huerta”

Buenas tardes a todos.

Los hijos vagos ya estaban deseando una nueva entrada. Pues aquí está. Y viene a lo grande con una pizza ideal para aquellos que no seáis muy amantes del pescado y de la verdura.

¿Queréis saber más? No dejéis de leer:

INGREDIENTES (4 PERSONAS):

– Base de pizza (comprada)

– Cebolla: 200 gr.

– Pimiento rojo: 100 gr.

– Pimiento verde: 100 gr.

– Espárragos trigueros: 300 gr.

– Tomate natural: 2 unidades.

– Salsa de tomate comercial (para la base de la pizza): 100 ml.

– Sardinas frescas: 12 unidades

– Jamón York (tiras): 200 gr.

– Aceite de oliva: 40 ml. (4 cucharadas soperas)

– Limón: el zumo de medio limón.

– Albahaca/orégano: un pellizco.

ELABORACIÓN

Lo primero de todo será limpiar de espinas las sardinas y abrirlas por la mitad, para extender los lomos. Posteriormente las dejaremos macerar en una mezcla de aceite de oliva y zumo de limón durante aproximadamente 15 minutos.

Por otro lado, sofreímos las hortalizas (cebolla, trigueros y pimientos) y añadiremos seguidamente el tomate natural. Dejamos que repose unos minutos.

Ponemos la salsa comercial sobre la base de la pizza y a continuación, el sofrito de hortalizas bien extendido y el jamón York. Aderezamos con la especia elegida y lo introducimos en el horno a 170 ºC. 15 minutos será el tiempo estimado para que se haga nuestra pizza.

Sacamos la preparación y colocamos por encima los lomos de sardinas. Para acabar, damos un golpe de horno  de unos 5 minutos para que todos los ingredientes queden bien ligados.

Emplatamos y aquí tenéis el resultado.

pizza buena

¿Qué os parece esta receta? ¿Os animáis a probarla? Si queréis, podéis dejar vuestros comentarios e impresiones aquí, en Dsobremesa.

Un saludo!

Anuncios

Nutricuriosidades volumen 5

Buenos días a todos.

Como cada cierto tiempo me gusta traeros algunas curiosidades del campo de la nutrición que recopilo de Internet, de prensa o incluso de anécdotas que aparecen en alguna conversación.

Así que, sin más dilación aquí os las dejo:

– ¿Sabes por qué no debes dejar los tomates en el frigorífico? Porque su sabor depende de las sustancias volátiles que se liberan la cortarlo. Las bajas temperaturas interrumpen el proceso de maduración por lo que se aconseja mantenerlos fuera de la nevera.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

– La palabra “proteína”, proviene del griego “protos”, que quiere decir “lo primero o lo más importante” y del sufijo “-ina”, que hace referencia a una sustancia química. Así que solo con conocer el nombre nos damos cuenta de porqué tiene tanto protagonismo la proteína en el mundo nutricional.

Fuente: Google

Fuente: Google

– Una empresa española pretende crear una impresora en 3D que sea capaz de cocinar e imprimir recetas. Se llamará Foodini y espera ser comercializada en 2016. ¿No os morís de ganas por conocer qué saldrá de ahí?

Fuente: Google

Fuente: Google

– Como todos sabemos, el cuerpo medio de cada hombre es diferente según la edad, ejercicio físico, hábitos, raza…pero también podemos encontrar diferencias entre los hombres de distintos países. Aquí podemos ver una imagen de hombres procedentes de Estados Unidos, Japón, Holanda y Francia:

Fuente: Vitónica

Fuente: Vitónica

– Cuando tomamos una comida picante, lo primero que intentamos para aliviarlo es beber agua. Pero éste sólo consigue aumentar esa sensación pues no logra disolver la capsaicina (sustancia responsable del picor). La mejor opción es tomar leche.

Fuente: Google

Fuente: Google

– El trampantojo es una técnica culinaria que consiste en preparar un alimento o receta simulando otro u otra. Resulta absolutamente impresionante las obras de arte que se consiguen:

Fuente: Google

Fuente: Google

Por cierto, ¿adivináis de qué está compuesto cada plato? La respuesta está al final de la entrada 😉

– Si extendiésemos nuestras vellosidades intestinales (ayudan en la absorción de nutrientes y fluídos), éstas ocuparían entre 500 y 700 metros cuadrados, la cantidad equivalente a un estadio de fútbol.

Fuente: Google

Fuente: Google

– ¿Por qué las patatas fritas a veces saben dulces? La solución es más sencilla de lo que parece. Si sucede esto es porque han estado almacenadas a una temperatura inferior a 7 º C, por la cual el almidón presente en el tubérculo se transforma en azúcar.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

– La pizza más cara del mundo se llama “Nino´s Bellisima”. Su precio es de 1000 $ y, si tu bolsillo te lo permite, puedes consumirla en un restaurante neoyorquino reservando con cinco días de antelación. Pero, ¿qué la hace tan especial? Pues sus ingredientes. Entre otros, se compone de una crema Fraiche (nata fresca), ocho clases distintas de caviar y cola de langosta.

Fuente: Google

Fuente: Google

Espero que os hayan gustado leerlas tanto como a mí recopilarlas, es una labor tremendamente lúdica. Si os apetece, podéis dejar vuestras impresiones en el blog.

Un saludo!

Fuentes:

http://www.vitónica.com

http://www.naturalmachines.com/

La primera imagen de los diferentes trampantojos corresponde a una crema de morcilla con patata frita simulando un chocolate con churros.

La segunda simula un huevo frito con patatas fritas, cuando en realidad la yema del huevo es melocotón en almíbar; la clara es yogur y las patatas son tiras de manzana.

Y la última parecerían bombones pero son realmente unas croquetas de queso Idiazábal recubiertas de almendra.

Receta saludable de la semana: “Pizza de hortalizas y jamón ibérico”

Buenos días a todos.

Inauguramos en dsobremesa el verano con una receta saludable que mezcla lo mejor de Italia, la pizza con lo mejor de España, el jamón ibérico. El pegamento que las une son las hortalizas, típicas en ambos países por lo que hemos creado una receta de lo más mediterránea.

A ver qué os parece.

INGREDIENTES (RACIÓN):

– Masa para pizza: 125 gr.

– Cebolla: 25 gr.

– Zanahoria: 12.5 gr.

– Tomate natural: 25 gr.

– Champiñón: 25 gr.

– Jamón ibérico de recebo (puede usarse cualquier tipo de jamón serrano): 25 gr.

– Queso rallado: 10 gr.

– Aceite de oliva: 10 gr.

– Albahaca: 1 gr. (un pellizco)

ELABORACIÓN:

Por un lado hacemos un sofrito con la cebolla, la zanahoria rallada y el champiñón cortado en daditos. Escurrimos bien el aceite y reservamos.

Por otro lado realizamos otro sofrito con el tomate pelado y desprovisto de semillas al que añadimos la albahaca. Escurrimos bien el aceite y reservamos.

Extendemos la masa de la pizza sobre un molde y precalentamos el horno a 180 ºC. Sobre toda la base de la pizza vertemos el tomate; inmediatamente añadimos las hortalizas y el champiñón y finalmente el queso rallado. Horneamos durante 10 minutos vigilando continuamente que no se nos queme.

Durante este tiempo vamos cortando el jamón en finas láminas para que cuando salga la pizza solamente tengamos que colocarlas por encima.

Y ya tenemos nuestra pizza lista para comer.
IMG_20140623_142233

ANÁLISIS NUTRICIONAL (RACIÓN):

* Calorías: 635.76 Kcal.

* Carbohidratos: 44.245 gr.

* Proteínas: 23.515 gr.

* Lípidos/grasas: 39.99 gr.

Una receta saludable pues la principal fuente calórica la aporta la masa de la pizza, el jamón y el aceite de oliva. Estos dos últimos ingredientes además, añaden ácidos grasos insaturados, muy beneficiosos para el sistema cardiovascular. Las hortalizas y el champiñón aportan fibra, vitaminas y minerales por lo que es un plato equilibrado en nutrientes y recomendable para casi todos los paladares.

No apto para: celiacos ni personas con sobrepeso u obesidad.

Tomarla preferiblemente como plato único acompañada por una ensalada de espinacas frescas y queso fresco. De postre optar por una fruta de temporada como las cerezas y así añadiremos aún más nutrientes a nuestra comida.

Buen provecho que diríamos en España y buon appetito para nuestros amigos italianos 😉

Si queréis descubrir más recetas saludables, podéis pinchar aquí.

Un saludo!

 

“Fast food”: bad food

Buenos días a todos.

Recientemente, gracias a los medios de comunicación y a las redes sociales, se grabaron en mis retinas dos noticias relacionadas con la comida rápida o “fast food”.

Una de ellas, acerca de que una gran multinacional de este tipo de comidas iba a lanzar en España una línea de desayunos. La otra “gran” noticia, era la promoción por parte de otra empresa de comida rápida de su producto estrella a un precio de 1€ durante dos días.

Fuente: Google

Fuente: Google

promoción

Fuente: Google

Para muchos serán, incluso, bien recibidas. De ahí (y de muchos otros aspectos más que evidentes), y de la magnitud que tienen a nivel mundial, este tipo de noticias y, por supuesto este tipo de comida nació la idea de esta entrada.

Vamos a empezar por el principio.

¿QUÉ ES LA COMIDA RÁPIDA O “FAST FOOD”?

Como su propio nombre indica, se trata de comida que se elabora, se sirve y se consume rápidamente. Debido a estas características, las técnicas culinarias que normalmente se emplean para su preparación suelen ser las más rápidas: las frituras.

Podemos datar sus orígenes a comienzos del S.XX, tras la Revolución Industrial y el país pionero fue Estados Unidos. En 1920 aparecen las primeras hamburgueserías, siendo en 1937 cuando los hermanos Dick y Mac McDonald comienzan a crear sus franquicias. No fue hasta mitad de siglo cuando empieza su consolidación.

EJEMPLOS

Muchos son los ejemplos que podemos poner, pero si nos quedamos con los más consumidos, podríamos destacar:

– Hamburguesa: las más comunes son de carne de ternera, pollo o de mezcla de ternera y cerdo; pero también existen hamburguesas de búfalo, de avestruz, de pescado o de tofu (aptas para vegetarianos). Las multinacionales suelen freírlas (McDonald´s) o hacerlas a la parrilla (Burger King).

También muy característico es el pan empleado. Suele ser una derivación del pan de molde, pues su sabor y textura son parecidos, pero su diferencia radica en que están decorados con semillas de sésamo. Hay que decir que su esponjosidad es debida a su alto contenido en grasa saturada (en algunas marcas comerciales, hasta 6 gr./100 gr. de producto comestible). Este tipo de pan suele aportar unas 250 Kcal./ración.

Calorías: varían desde 250 (una hamburguesa comercial normal) hasta 1000 (Angus Tasty, de venta en McDonald´s).

Maxi hamburguesa. Fuente: Google

Maxi hamburguesa. Fuente: Google

– Pizza: otro estandarte de la comida rápida es este plato de origen italiano que se ha extendido por todo el mundo gracias a su peculiar forma de preparación y de consumo en porciones. La base principal es una masa compuesta por harina de trigo, agua, sal y levadura. Y el resto de ingredientes que se añaden son inmensamente variados: tomate, carne de ternera, bacon, champiñones, peperoni, cebolla, piña…

Calorías: una ración de 200 gr. de pizza comercial aporta 600 calorías.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Kebab: originaria del medio oriente, en España la conocemos por döner kebab (carne giratoria). El requisito para ser considerado un auténtico kebab es que sea un bloque de carne (normalmente de ternera o pollo) o de pescado (pez espada) cocinado en un pincho metálico vertical. Se va cortando finamente y se envuelve junto con distintas salsas en un pan muy fino.

Hombre preparando un kebab. Fuente: Pinterest

Hombre preparando un kebab. Fuente: Pinterest

Calorías: una unidad (los tamaños no suelen variar mucho de unos establecimientos a otros) puede aportar de media 700 calorías.

– Sándwich: su procedencia es británica, concretamente del cuarto conde de Sandwich, John Montaagu, quien debido a su afición al juego mando preparar cualquier cosa para comer con tal de no perder ni un minuto en sus afamadas partidas. Así, se ha convertido en uno de los alimentos más extendidos del mundo. Su principal ingrediente, el pan de molde, es rico en grasas saturadas, sodio y colesterol y aporta por ración de 30 gr. unas 77.7 calorías. Los sándwiches más comunes son los mixtos (de jamón York y queso en lonchas), vegetales (lechuga, pollo y mayonesa), de atún…

Calorías: un mixto contiene 250-300 y uno vegetal 400.

Fuente: Google

Fuente: Google

CONSECUENCIAS DEL CONSUMO DE COMIDA RÁPIDA

Un consumo habitual puede acarrear problemas de sobrepeso u obesidad con la gravedad que eso constituye: enfermedades cardiovasculares e hipercolesterolemia, diabetes tipo II, hipertensión, artrosis… Ahora entendemos por qué también es conocida como “comida basura”.

Fuente: Google

Fuente: Google

Todo ello es extremadamente preocupante en la población adulta pero si nos centramos en la edad infantil, esa preocupación se multiplica. ¿Por qué? Porque nuestros peques tienen una capacidad de decisión bastante más influenciable que la de los adultos (que la de algunos adultos, diría yo). Y esa influencia viene marcada por las grandes empresas, los propios padres y los educadores.

Fuente: Google

Fuente: Google

Hemos asumido que las multinacionales de comida rápida son empresas y que su máximo objetivo es lograr beneficios, a costa de lo que sea. Pero, ¿también a costa de la salud?

Soy de las que piensa que si un niño en el colegio y en casa recibe una educación nutricional completa, la agresiva publicidad que vea, lea o escuche por parte de dichas empresas, no le marcará tanto y será más libre para elegir cuándo y cómo.

 

¿Necesario? Si.

¿Fácil? No.

¿Imposible? Nada es imposible.

Un saludo!

Fuentes consultadas:

http://www.abc.es/gestordocumental/uploads/Sociedad/comida-rapida.pdf

http://tusnutricionistas.com.ar/cuantas-calorias-tiene-una-hamburguesa/