Especias y condimentos: mucho más que sabor en nuestros platos

Hola a todos.

Tras unas semanas de parón por vacaciones navideñas, volvemos a la carga con un nuevo año cargado de contenidos nutricionales, recetas y curiosidades.

Hoy os quiero mostrar cinco especias y condimentos; algunos muy empleados, otros no tanto, pero todos ellos aportan mucho más que sabor a nuestros platos. Estos ingredientes, tan numerosos como apreciados se emplean además para sustituir el elevado consumo de sal en cocinas de medio mundo, ya que además aportan enormes beneficios.

Vamos a ello.

  1. AJO

Es uno de los condimentos más empleados en las cocinas españolas, pero se lleva usando desde la época de los egipcios, griegos, romanos e incluso en la India y medio Oriente. Su origen se ubica en Asia central.

ajos1

Fuente: Google

Nutricionalmente, es muy hipocalórico (149 Kcal./100 gr.) y lo que más aporta son vitaminas del grupo B y minerales como el manganeso y el fósforo.

Se dice que entre otras, posee propiedades que favorecen la circulación sanguínea ya que sus componentes sulfurosos evitan la formación de trombos y hacen más fluida la sangre.

También es un buen bactericida, por lo que en procesos infecciosos como la gripe, bronquitis, o renales como la cistitis, es de gran ayuda.

Las recetas más apreciadas con ajo son el ajoblanco, cualquier carne, hortaliza o guiso “al ajillo”. Aporta un sabor muy característico que alegra cualquier plato.

 2. JENGIBRE

jengibre

Fuente: Google

Es una planta con tallos rojizos y aspecto de hoja que habita normalmente en el sur de Asia, pero que también se cultiva en muchas zonas cálidas. Como curiosidad, decir que el mayor productor de jengibre del mundo es Jamaica.

Lo que más se usa en la cocina son sus característicos rizomas, que además poseen propiedades medicinales.

 

Nutricionalmente, este condimento posee hasta un 50% de su peso en forma de carbohidratos. También son notorias las cantidades de aminoácidos y de ácidos grasos instaurados.

Posee propiedades analgésicas, antiinflamatorias, antioxidantes, antitusivas, relajantes, vasoconstrictoras y estimula el tránsito intestinal, entre otras.

En las recetas orientales, el jengibre se pela y se corta en láminas muy finas. Despues se calienta en el aceite y se rehoga con el resto de ingredientes. Se trata de un condimento prácticamente insustituible en esta zona. Existen también infusiones de esta planta y rallándolo puede dar un toque muy exótico a cremas y salsas.

3. ORÉGANO

Estamos ante una de las plantas aromáticas más empleadas en la cocina mediterránea. Normalmente crece en bosques secos, justo en esta región.

Nutricionalmente es rico en ácidos como el oléico (insaturado) o el palmítico (saturado) y en minerales como el zinc, el hierro o el potasio.

Siempre se ha dicho que el orégano posee propiedades digestivas gracias a componentes como el ácido caféico, el timol o el borneol. Es especialmente útil si se toma en forma de infusiones cuando se padece espasmos intestinales. También es expectorante, antiinflamatorio y antiséptico.

orégano

Fuente: Google

Como hemos comentado anteriormente, el orégano es una de las hierbas aromáticas que más se emplea en la cocina mediterránea, para dar sabor a pizzas, formar parte de aliños en ensaladas, o enriquecer guarniciones en carnes y pescados.

4. CURRY

curry

Fuente: Google

El curry es una mezcla de especias procedentes de la India, habiendo cocineros hindúes que usan hasta más de 20 especias aromáticas para preparar su propio curry. Pero lo más importante es que todas esas especias conserven el sabor del curry y respeten el ingrediente principal, que es la cúrcuma.

 

 

Si hablamos de sus propiedades, hemos de decir que la cúrcuma está considerado un buen componente para prevenir el cáncer; el comino, el eneldo, el anís y el hinojo son muy digestivas; el fenogreco ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre…

En cuanto a las recetas más típicas, tenemos el pollo al curry, una delicia de la comida india que cada vez está más extendida por todo el mundo. Esta mezcla de especias es tan versátil que se emplea en legumbres, arroces, fajitas, salsas…y siempre quedan deliciosas.

5. PEREJIL

Esta planta aromática, crece en bosques y huertos de Europa, y es en esa zona donde más se consume.

perejil

Fuente: Google

Es rica en vitamina C, vitaminas del grupo B, fibra, calcio, potasio, hierro, antioxidantes o aminoácidos como la lisina. Es por ello por lo que desde el punto de vista nutricional, es uno de los condimentos más interesantes.

En cuanto a sus demás propiedades, es una planta depurativa, diurética, digestiva y actúa contra el mal aliento.

El perejil en la cocina se emplea especialmente en platos calientes como salsas, cremas y guisos. Junto con el ajo, son dos de los condimentos más empleados en la cocina española.

Y vosotros, ¿sois amantes de las hierbas aromáticas, de las especias o de los condimentos? ¿Cuál es el que más empleáis? Podéis dejar aquí vuestros comentarios e impresiones.

Un saludo!

 

Receta saludable de la semana: Caldeirada de merluza

La receta de hoy tiene tintes gallego-portugueses, y hoy os quiero traer mi adaptación. En estos días en los que el frío es el protagonista qué mejor que un buen plato de cuchara para entrar en calor. Una receta de lo más reparadora.

Ingredientes/ración:

– Patata: 100 gr.

– Merluza: 200 gr.

merluza

– Cebolla: 20 gr.

– Ajo: 5 gr.

– Pimiento rojo: 20 gr.

– Hoja de laurel: 1 unidad

– Pimentón dulce: 5 gr.

– Perejil: 3 gr.

– Vinagre de Jerez: 5 ml.

– Aceite de oliva: 10 ml.

– Caldo de espinas de pescado: 300 ml.

Preparación:

Lo primero es preparar el caldo de espinas de pescado: cocemos durante 25 minutos a fuego lento las espinas en un cazo con agua. Lo colamos y reservamos.

Caldo de espinas de pescado

Caldo de espinas de pescado

Por otro lado, ponemos 7 ml. de aceite en una cazuela. Sofreímos la cebolla cortada en dados y el pimiento rojo. Cachamos la patata y la incoorporamos al sofrito junto con la hoja de laurel. Añadimos el caldo de pescado y lo dejamos cocer durante 15 minutos tapándolo.

Después cortamos la merluza en trozos pequeños y lo añadimos al guiso, dejándolo nuevamente cocer durante 8-10 minutos.

Finalmente con los 3 ml. de aceite restantes sofreímos el ajo y el pimentón (evitando que se queme, para que no amargue) y le añadimos el vinagre de Jerez y una cucharada sopera del caldo del guiso. Todo ello lo añadimos a la preparación anterior, mezclando bien todos los ingredientes. Dejamos reposar 2 minutos y añadimos un pellizco de perejil. Emplatamos.

DSCF5799

Análisis nutricional/ración:

* Kcal: 373

* Carbohidratos: 20 gr.

* Proteínas: 38,5 gr.

* Lípidos (grasas): 15,625 gr.

Receta cuyo nivel nutricional alcanza los valores de la “perfección” pues su contenido en proteínas de alto valor biológico (más y mejor asimilables) y carbohidratos es elevado, así como de las vitaminas del grupo B y C que aportan las verduras. Hemos de destacar que se trata de un guiso, el cual siempre está falsamente ligado a un elevado nivel calórico. En este caso, al ser plato único, no estamos hablando precisamente de una preparación especialmente alta en calorías, con lo cual es apta para todos los paladares.

Ideal (como ya he dicho) como plato único en estas épocas frías, redondeada con un buen vino blanco y una macedonia de frutas de temporada (cítricos y manzanas preferiblemente) como broche final.

Que los disfrutéis.

Un saludo!