Nutricuriosidades volumen 5

Buenos días a todos.

Como cada cierto tiempo me gusta traeros algunas curiosidades del campo de la nutrición que recopilo de Internet, de prensa o incluso de anécdotas que aparecen en alguna conversación.

Así que, sin más dilación aquí os las dejo:

– ¿Sabes por qué no debes dejar los tomates en el frigorífico? Porque su sabor depende de las sustancias volátiles que se liberan la cortarlo. Las bajas temperaturas interrumpen el proceso de maduración por lo que se aconseja mantenerlos fuera de la nevera.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

– La palabra “proteína”, proviene del griego “protos”, que quiere decir “lo primero o lo más importante” y del sufijo “-ina”, que hace referencia a una sustancia química. Así que solo con conocer el nombre nos damos cuenta de porqué tiene tanto protagonismo la proteína en el mundo nutricional.

Fuente: Google

Fuente: Google

– Una empresa española pretende crear una impresora en 3D que sea capaz de cocinar e imprimir recetas. Se llamará Foodini y espera ser comercializada en 2016. ¿No os morís de ganas por conocer qué saldrá de ahí?

Fuente: Google

Fuente: Google

– Como todos sabemos, el cuerpo medio de cada hombre es diferente según la edad, ejercicio físico, hábitos, raza…pero también podemos encontrar diferencias entre los hombres de distintos países. Aquí podemos ver una imagen de hombres procedentes de Estados Unidos, Japón, Holanda y Francia:

Fuente: Vitónica

Fuente: Vitónica

– Cuando tomamos una comida picante, lo primero que intentamos para aliviarlo es beber agua. Pero éste sólo consigue aumentar esa sensación pues no logra disolver la capsaicina (sustancia responsable del picor). La mejor opción es tomar leche.

Fuente: Google

Fuente: Google

– El trampantojo es una técnica culinaria que consiste en preparar un alimento o receta simulando otro u otra. Resulta absolutamente impresionante las obras de arte que se consiguen:

Fuente: Google

Fuente: Google

Por cierto, ¿adivináis de qué está compuesto cada plato? La respuesta está al final de la entrada 😉

– Si extendiésemos nuestras vellosidades intestinales (ayudan en la absorción de nutrientes y fluídos), éstas ocuparían entre 500 y 700 metros cuadrados, la cantidad equivalente a un estadio de fútbol.

Fuente: Google

Fuente: Google

– ¿Por qué las patatas fritas a veces saben dulces? La solución es más sencilla de lo que parece. Si sucede esto es porque han estado almacenadas a una temperatura inferior a 7 º C, por la cual el almidón presente en el tubérculo se transforma en azúcar.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

– La pizza más cara del mundo se llama “Nino´s Bellisima”. Su precio es de 1000 $ y, si tu bolsillo te lo permite, puedes consumirla en un restaurante neoyorquino reservando con cinco días de antelación. Pero, ¿qué la hace tan especial? Pues sus ingredientes. Entre otros, se compone de una crema Fraiche (nata fresca), ocho clases distintas de caviar y cola de langosta.

Fuente: Google

Fuente: Google

Espero que os hayan gustado leerlas tanto como a mí recopilarlas, es una labor tremendamente lúdica. Si os apetece, podéis dejar vuestras impresiones en el blog.

Un saludo!

Fuentes:

http://www.vitónica.com

http://www.naturalmachines.com/

La primera imagen de los diferentes trampantojos corresponde a una crema de morcilla con patata frita simulando un chocolate con churros.

La segunda simula un huevo frito con patatas fritas, cuando en realidad la yema del huevo es melocotón en almíbar; la clara es yogur y las patatas son tiras de manzana.

Y la última parecerían bombones pero son realmente unas croquetas de queso Idiazábal recubiertas de almendra.

Anuncios

Desmontando mitos: la panacea de los productos “light”

Vi por casualidad que el blog Alimmenta organizaba la Segunda edición del Carnaval de Nutrición y que su tema central eran los mitos nutricionales. Me pareció un tema de lo más apropiado, y dado que yo ya tengo un apartado llamado “Desmontando mitos”, me venía perfecto. Así pues, “esta entrada participa en la segunda edición del Carnaval de Nutrición”.

Sin más dilación, hoy el tema que nos ocupa serán los productos “light” en todo su esplendor. Primero hay que definir dichos productos como “aquellos a los que se les ha reducido el 30 % del valor energético respecto al alimento de referencia”. Lo normal es que se reduzca este valor a través de los carbohidrtatos o de las grasas.

Pues bien, cuando se reduce la cantidad de carbohidratos, se suelen sustituir por edulcorantes, que pueden ser calóricos (como el sorbitol, manitol…) o acalóricos (como la sacarina, el aspartamo…), existiendo también hierbas como la stevia, que se usan cada vez más con este fin. Tanto unos como otros deben ser consumidos en cantidades moderadas, y en el caso de los calóricos, su ingesta excesiva (más de 20 gr./día en el caso del manitol y más de 50 gr./día en el del sorbitol según la  Asociación Dietética Estadounidense) puede acarrear diarreas y trastornos estomacales.

Si hablamos de los sustitutos de las grasas, muchos de ellos están compuestos por proteínas, carbohidratos, estabilizantes o incluso por una naturaleza lipídica.

La idea en sí es buena, pues diminuir el aporte calórico va a llevar consigo que el producto sea más saludable. Lo que no es tan bueno es hacer creer al consumidor que con dichos productos “la vida ya es maravillosa”. Me explico. existen infinidad de productos “light” hoy en día en el mercado:

– Refrescos.

– Mayonesas.

– Mantequillas.

– Cacao en polvo.

– Patatas fritas (snacks).

– Mermeladas.

– Zumos comerciales y néctares.

– Helados.

– Quesos en lonchas, rallados…

Reeleamos esta enumeración de productos. Todos ellos, en su creación original no forman parte de una dieta idealmente saludable, pero con moderación, cualquier nutricionista podría aconsejarlos. Repito, con moderación.

A continuación pensemos en esa misma lista de alimentos pero en su vertiente “light”. Por mi parte, siguen sin formar parte de ninguna dieta saludable, independientemente de su reducción calórica. ¿Por qué? Porque aunque con menos grasa, una mayonesa es una mayonesa y su elaboración a base de aceite-yemas de huevo-vinagre-sal nos lo dice todo; porque aunque con menos azúcar, un refresco, sigue siendo un refresco y su contenido en nutrientes es prácticamente inexistente; porque un helado, más allá del disfrute sensorial, por muy “light” que sea, debe ser tomado con muchísima moderación. Y porque todos hemos oído la famosa frase ” ponme una ración de churros y un café con leche con sacarina”.

Por otra parte tenemos un claro ejemplo de producto “light” que sí podríamos considerar lógico y aconsejable. Es la leche semidesnatada. Y digo la semidesnatada porque la desnatada no es recomendable a no ser que se padezca  hipercolesterolemia diagnosticada u obesidad. Reducir el aporte de la grasa de la leche, siendo ésta IMPRESCINDIBLE para el consumo humano, es una idea muy pero que muy saludable.

Debemos, por tanto, ser consecuentes e inteligentes. Si estamos realizando una dieta hipocalórica, es preferible no consumir la lista anterior de productos ni en su versión normal ni en su versión “light”. Y si lo vamos a hacer, en mi humilde opinión es preferible tomar menos del normal que más del light, pues al final, por no informarnos adecuadamente, abusamos del producto “light” por creer que es menos calórico cuando en resumen estamos consumiendo la misma cantidad de energía.

Saludos!