Nutricuriosidades volumen 8

Hola a todos.

Hoy hablamos de una serie de curiosidades relacionadas con el mundo de la nutrición y la alimentación. Me consta que os encanta esta sección así que espero estar a la altura.

¡¡Comenzamos!!

  • La reina Margarita de Saboya y su esposo, el rey Humberto I fueron a Napoles de vacaciones y pidieron conocer la famosa pizza napolitana de Don Rafael Espósito. Este les preparó tres variedades:
    • De ajo, llamada Marinara.
    • De anchoas, conocida como Napoli.
    • De albahaca, salsa de tomate y mozzarella. Esta pizza llevaba los colores de la bandera italiana y la reina quedó fascinada con ella. Tanto es así, que fue bautizada con el nombre de pizza Margarita.
Pizza Margarita

Fuente: Google

  • Las intolerancias alimentarias también se conocen como alergias escondidas, ya que sus síntomas aparecen más lentamente y por ello no se asocian a algo ingerido varias horas antes o de manera habitual.
  • ¿Sabes cuántos kilómetros se necesitan correr para quemar una hamburguesa del McDonald´s? 4.05. ¿Y una ración de sus patatas fritas? 5.97.
comida basura

Fuente: Google

  • El 2016 es el año elegido por la FAO como el año internacional de las legumbres. Seguro que su elevado poder nutricional y consumo en todo el mundo tienen parte de culpa.
  • L.A. Fuel Supreme Energy Gum es conocido como “el primer chicle que favorece la concentración del estudiante y evita su cansancio hasta 4 horas”. ¿Cuál es su contenido? Posee 100 mg. de cafeína y 25 mg. de taurina.
  • Según el Calorie Counter, un vaso de 250 ml. de batido comercial contiene 1680 calorías, más que cualquier otro tipo de comida rápida.

batidos

  • ¿Cuales son los alimentos más consumidos en España en 2014? EL ENPE (Estudio Nutricional de la Población Española) los ha clasificado por grupos de alimentos y los resultados son, por este orden: lechuga, queso, pollo, merluza, huevo, lentejas, pan blanco, almendras, melón y azúcar.
  • En Estados Unidos se ha puesto de moda un “superalimento” llamado Kale. Lo han

Kaledenominado así gracias a su bajo aporte calórico y sus propiedades antioxidantes. En España le conocemos como berza o col rizado y llevamos décadas consumiéndolo…

 

 

  • Los científicos de un estudio recién publicado en la revista The Lancet Diabetes&Endocrinology han calculado qué efecto ejercería sobre la salud reducir progresivamente en 5 años el contenido de azúcares de las bebidas azucaradas sin sustituir por edulcorantes. Solo en Reino Unido, se evitarían 500000 casos de sobrepeso y un millón de obesidad.

Espero que os hayan parecido curiosas, útiles, entretenidas…y ya sabéis, si queréis dejar algún comentario, estaré encantada de leerlo.

Un saludo!

Anuncios

El “Azúcar invisible”

Buenos días a todos.

Después de este parón estival, volvemos a retomar las entradas de Dsobremesa, esta vez con un controvertido tema que suscita numerosos debates. Nos referimos a los azúcares añadidos.

En esta entrada vamos a definirlos, a conocer qué efectos producen en nuestro organismo, qué consejos podemos adoptar para consumirlos en menos cantidades… Además, compartiré con vosotros un reportaje en el que participé sobre este tema.

Vamos a ello.

QUÉ SON LOS AZÚCARES AÑADIDOS

Como su propio nombre indica, se trata de cualquier tipo de azúcar que se añade a una receta, preparación, plato…y también los empleados en la fabricación de productos manufacturados tales como: refrescos, zumos o bebidas a base de frutas, cereales de desayuno, bollería, helados, caramelos y chuches, bebidas energéticas… y también en alimentos salados como: snacks, panes y masas (hamburguesa, masas de pizzas…) o salsas (ketchup, césar, rosa…)

Fuente: Google

Por tanto, aunque también son azúcares, no tienen nada que ver con los que están presentes de manera natural en los alimentos como son el almidón, la celulosa, la fructosa, lactosa… ya se les añade con el fin de potenciar su sabor y no como fin nutritivo.

Pero, ¿qué efectos pueden generarnos un excesivo consumo?

De sobra son conocidas las consecuencias de consumir azúcares en grandes cantidades y con elevada frecuencia, pero nunca está de más volver a recordarlos.

El primero y más común es el sobrepeso y la obesidad, dado que su exceso se almacena en forma de grasas en nuestro organismo. Además, estos azúcares solo aportan calorías vacías, o lo que es lo mismo, no son recomendables desde el punto de vista nutricional ya que no aportan ningún nutriente, solamente calorías.

La hipertrigliceridemia o elevada producción de triglicéridos en sangre también se genera como consecuencia de un consumo habitual, lo cual conlleva riesgos cardiovasculares.

Así mismo, reducen el contenido de óxido nítrico, una sustancia cuya función es dilatar las arterias; por tanto, si se ve mermada su cantidad, éstas aumentarán su rigidez contribuyendo a aumentar la tensión arterial.

Importante también decir que puede existir un déficit de vitaminas del grupo B, que son necesarias, para entre otras cosas,metabolizar los carbohidratos. Pues bien, si tomamos demasiados azúcares de este tipo, aumentará la demanda vitamínica y se creará un déficit en nuestro organismo.

Y por si todo esto fuera poco, uno de los más graves efectos estudiados recientemente es la adicción que provocan: ”el azúcar puede causar síntomas de abstinencia parecidos a la dependencia a opiáceos (morfina)”.

Muchos os preguntaréis si hay tanta cantidad en los alimentos industriales como para alarmarnos. A continuación os lo muestro gráficamente:

CANTIDAD DE AZÚCAR PRESENTE DE FORMA NATURAL EN LOS ALIMENTOS vs. AZÚCARES AÑADIDOS

ALIMENTO CANTIDAD DE AZÚCAR (gr.) ALIMENTO CANTIDAD DE AZÚCAR (gr.)
Naranja 12 Zumo comercial 22
Fresas 7 Mermelada de fresa 12
Tomate 1.6 Ketchup 4
Manzana 15 Zumo comercial 28
Te verde 0 Bebida embotellada 30
Avena 1 Cereales de avena 14

Como podréis comprobar, las comparaciones son odiosas pero los resultados, más que evidentes.

Y seguimos preguntándonos cosas. En este caso, ¿cuánta cantidad de azúcar al día se considera saludable?

Partimos de la base de que todo azúcar añadido no va a ser nunca saludable, simplemente se consume por un mero disfrute sensorial, y como hemos dicho el aporte nutritivo es insignificante y bastante perjudicial.

Dicho esto, la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda no consumir más del 10% de la ingesta calórica total diaria en forma de azúcares añadidos. Esto se refiere a que de una dieta media de 2000 Kcal/día, 200 Kcal (100 gr.) como máximo deberían corresponder al consumo de estas sustancias. Incluso están barajando la reducción de esa cantidad a la mitad y que solo se recomiende consumir 100 Kcal diarias de azúcares de este tipo, o lo que es lo mismo, 25 gramos al día.

Así que todo aquel que piense que está sobrepasando estas cantidades, puede adoptar una serie de hábitos:

  • No estamos hablando de prohibir su consumo, sino de entender que su exceso no beneficia a nuestro organismo, y por ello todos los productos que poseen azúcares añadidos deberán consumirse de forma muy moderada. Por ello, hay que decir que existen en el mercado alimentos que poseen azúcares añadidos pero también existen esos mismos productos sin dichos azúcares. Lácteos, panes, cereales de desayuno, bebidas, salsas, frutos secos…son claros ejemplos de ello.
  • Muy importante para ello revisar el etiquetado de lo que compramos. Si en la etiqueta, estos ingredientes aparecen en los primeros puestos del valor nutricional (la lista va por orden de mayor a menor cantidad contenida en el producto), será mejor elegir otro producto.
  • Además, saber que el hecho de que nos marque en la etiqueta la frase “0% azúcares añadidos” o “sin azúcares añadidos”, no significa que no lleve azúcares, sino que se emplean solamente los azúcares que lleva en sí el alimento, pero para aumentar su sabor, usarán grasas, edulcorantes artificiales, potenciadores del sabor… así que su valor nutricional tampoco se verá aumentado en este caso.

Y sabiendo todo esto, solo me queda decir que hacer frente a toda esta realidad solo es posible estando informado, informando y actuando. Hacer hincapié en la importancia de estar bien alimentados y de realizar ejercicio físico diario y actuar como consumidores responsables, pues es la única manera que tenemos de luchar contra el poder de la industria alimentaria. Si elegimos en su mayoría productos frescos frente a los procesados, la industria se tendrá que adaptar a dicha demanda y de esta manera, conseguiremos que se reduzca la presencia de alimentos poco recomendables nutricionalmente.

Como lo prometido es deuda, os dejo con el reportaje “Azúcar invisible” en el que colaboré, dirigido por la grandísima Guiomar Sanz. Es toda una profesional.

Y si queréis conocerlo un poco más, podéis seguir su facebook ( https://www.facebook.com/azucarinvisible) o su twitter @AzucarInvisible (https://twitter.com/AzucarInvisible).

Un saludo!

 

Desmontando mitos: “yo para que voy a hacer ejercicio si solo quiero quitarme unos kilitos”

Esa es la frase tan lapidaria que tuve el “placer” de oír hace muy poco a un paciente que quería perder peso, pero ya me avisó de que eso de hacer ejercicio no iba con él.

Lo primero de todo, buenos días.

La entrada de hoy la inspiró este paciente pero también va dedicada a todas y cada una de esas personas piensan que solo con dieta van a perder peso; y también para aquellas que suponen que por estar “delgados/flacos” no necesitan hacer ejercicio físico.

Empecemos desmontando el mito de que “sólo con dieta puedo perder peso”.

Evidentemente todos sabemos que con una correcta dieta podemos adelgazar, y también sabemos que si hacemos más ejercicio del habitual (si antes no se hacía nada de nada y ahora empezamos a hacer ejercicio aeróbico como andar rápido, correr, montar en bici, hacer zumba…) también deberíamos perder peso.

Fuente: google

Fuente: google

Esto se basa en el balance energético; es decir, si ingiero menos calorías de las que necesito, adelgazo; al igual que si gasto más calorías de las que necesito, también adelgazaría.

Pero entonces, os preguntaréis ¿por qué se recomienda tanto una combinar dieta con ejercicio en la pérdida de peso?

Cuando perdemos peso a través de la alimentación y con la práctica de ejercicio físico regular, estamos perdiendo grasa y ganando masa muscular. Al ganar masa muscular, nuestra tasa metabólica basal (calorías que cada individuo necesita en reposo) estará aumentando y por tanto, quemaremos más calorías en reposo. Así, cada gramo de músculo utiliza unas 6 calorías al día para mantenerse, mientras que cada gramo de grasa, quema solamente 2 calorías diarias.

Por todo ello, si hacemos dieta pero no ejercicio, perderemos peso de forma más lenta y menos eficaz puesto que no estaremos ganando masa muscular y a medio plazo volveremos a ganar peso. Al igual sucederá si solamente realizamos ejercicio físico, en este supuesto, ganar masa muscular y perder grasa será más complicado ya que el consumo elevado de carbohidratos da lugar a un almacén en forma de grasas. Estas reservas grasas se usan como combustible después de los carbohidratos por tanto, para perder grasas sin hacer dieta hay que hacer el doble de ejercicio (en duración e intensidad).

Vamos con la segunda cuestión. ¿Estando delgado/a, tengo que hacer ejercicio?

No por estar en un peso adecuado, también llamado normopeso (IMC=18.5-24.9) vamos a estar completamente sanos. El IMC solamente relaciona el peso que debería tener un individuo si lo asociamos a su altura. Pero como todo, estos estándares no discriminan por sexo, edad, estilo de vida…por eso se quedan en una simple guía y hay que usarlos como tal.

“Tres de cada diez delgados son, en realidad, obesos”. ¿Cómo os quedáis? Pues bien, según un estudio de la Clínica Universidad de Navarra que valoró a 6000 individuos, concluyó que casi el 30 % de los mismos presentaba unos elevados niveles de grasa corporal, más asociados con los niveles de obesidad que con los de normopeso.

Fuente: Google

Fuente: Google

Esto nos hace ver que el IMC no es infalible y como hemos señalado antes solamente debe tomarse con una guía, midiendo además otros parámetros; y que la báscula no lo es todo. Personas con un elevado índice de grasa corporal pueden presentar resistencia a la insulina, hipercolesterolemia o hipertrigliceridemia.

Por ello y a modo de conclusión, decir que estar delgado aparentemente no impide que tengas que realizar ejercicio físico, aunque para las personas “cómodas” y de pensamiento “cerrado”, esta es la mejor opción.

El ejercicio físico junto con la dieta te va a ayudar a perder peso de forma más saludable y aunque la báscula y el IMC te indiquen que te encuentras en un peso adecuado, nunca subestimes el resto de tus parámetros corporales (Indice de cintura, grasa, líquidos, masa muscular), pues también forman parte de tu salud.

Espero que os haya resultado útil esta entrada y ya sabéis, si queréis dejar algún comentario, estaré encantada de recibiros en Dsobremesa.

Un saludo!

Di “no al sedentarismo” y levántate del sofá.

Buenos días a todos.

“El sedentarismo es uno de los grandes males del siglo XXI”. “El sedentarismo es tan perjudicial para la salud como el tabaco”. “Según la OMS, el sedentarismo mata a unas 5.3 millones de personas al año”.

Ante estos titulares una se siente frustrada. Todos sabemos cómo combatir el sedentarismo, pero entonces ¿por qué no ponemos remedio para paliarlo? ¿es tan complicado sacar una hora al día para hacer ejercicio físico sea del tipo que sea? ¿nos hemos vuelto tan irresponsables con nosotros mismos y con nuestro cuerpo que preferimos quedarnos en el sofá aún sabiendo que eso a la larga puede perjudicarnos?

Estas y otras cuestiones vamos a analizarlas a continuación.

CAUSAS Y EFECTOS DEL SEDENTARISMO

En las sociedades modernas e industrializadas, la vida se ha vuelto más fácil y por consiguiente, más cómoda. Así, los automóviles, ordenadores o móviles han contribuido al descenso del ejercicio físico diario. Otras muchas personas alegan falta de tiempo para poder realizar dicho ejercicio y a eso se le suma un tipo de trabajo poco activo, por lo que su estilo de vida adquiere unos hábitos poco saludables. Es el caso de estudiantes, transportistas, personal de oficina…

Fuente: Google

Fuente: Google

Pero tras las distintas adaptaciones al medio de la especie humana, ésta ha evolucionado para ser físicamente activa. Es por ello por lo que los estilos de vida sedentarios son considerados insanos, de ahí que surjan numerosas y peligrosas consecuencias. Veamos algunos ejemplos:

Propensión al sobrepeso y a la obesidad. Al ingerir más calorías de las que se queman, el acumulo de grasas en nuestro organismo aumenta. Y no, esto no se soluciona comiendo menos, sino moviéndote más.

– Aparición de problemas cardiovasculares y de diabetes tipo II. Como consecuencia del sobrepeso y/o de la obesidad, surgen nuevas patologías en nuestro organismo. De hecho, el sedentarismo duplica estos riesgos y suma uno más, la hipertensión arterial.

Problemas óseos. El desgaste de los huesos se ralentiza si hacemos ejercicio físico adaptado a nuestra edad y estilo de vida. Es un hecho evidente que si no movemos nuestros huesos, éstos tenderán más rápido al debilitamiento.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

De padres sedentarios, hijos sedentarios. Tan importante o más que el sedentarismo adulto es la lucha frente al sedentarismo en la edad infantil.

Por eso, el mejor ejemplo que puedes dar a tus hijos es realizar tú mismo ejercicio físico, apartarles de los móviles, de las videoconsolas y de las redes sociales y apuntarles a actividades extraescolares deportivas. Además, en los días libres, salir a pasear en bici, ir a dar un paseo por el campo, jugar a su deporte favorito…el esfuerzo empieza en los padres, no lo olvidemos.

– Las personas sedentarias duermen peor, tienen peor sexo, más apetito y presentan más dificultad para abandonar el tabaco y el alcohol.

ALIMENTACIÓN Y SEDENTARISMO

Junto con la actividad física, la alimentación es el otro pilar que ayuda en la lucha contra esta lacra.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Como se ha mencionado anteriormente mucha gente tiende a eliminar comidas porque piensa que así reducirá su ingesta calórica diaria. Y esto presenta el efecto contrario. Si te saltas una comida, en la siguiente vas a tener el doble de hambre y de ansiedad y vas a optar por alternativas poco saludables que calmen dicha ansiedad. Realizar por tanto las ya mencionadas cinco comidas diarias es fundamental.

Aumenta el consumo de verduras y frutas, pues tienen un alto contenido en fibra y por ello su poder saciante es mayor. No tendrás ganas de “picotear” tanto pues estarás correctamente saciado además de haber ingerido pocas calorías.

El pescado azul y la carne roja deben tomarse un par de veces a la semana, diariamente opta por los pescados blancos y las carnes magras.

Recuerda, la bollería industrial, los snacks, embutidos, las grasas saturadas (natas, mantequillas, aceites de palma, coco…) no deben estar presente en tu despensa. Sólo se aconseja su toma de manera muy ocasional.

Espero que os haya resultado útil esta entrada y os dejo una última reflexión: no pienses que por estar delgado ya no necesitas hacer ejercicio físico. Estudios recientes han demostrado que “mueren más delgados sedentarios que personas con sobrepeso activas“.

Para finalizar os recuerdo que esta es la última semana que se puede votar en los Premios Bitácoras, concurso en el que Dsobremesa participa en la categoría “mejor blog de salud”. Si quieres ayudarme a subir posiciones sólo tienes que pinchar aquí y te explico cómo.

Un saludo!

“Fast food”: bad food

Buenos días a todos.

Recientemente, gracias a los medios de comunicación y a las redes sociales, se grabaron en mis retinas dos noticias relacionadas con la comida rápida o “fast food”.

Una de ellas, acerca de que una gran multinacional de este tipo de comidas iba a lanzar en España una línea de desayunos. La otra “gran” noticia, era la promoción por parte de otra empresa de comida rápida de su producto estrella a un precio de 1€ durante dos días.

Fuente: Google

Fuente: Google

promoción

Fuente: Google

Para muchos serán, incluso, bien recibidas. De ahí (y de muchos otros aspectos más que evidentes), y de la magnitud que tienen a nivel mundial, este tipo de noticias y, por supuesto este tipo de comida nació la idea de esta entrada.

Vamos a empezar por el principio.

¿QUÉ ES LA COMIDA RÁPIDA O “FAST FOOD”?

Como su propio nombre indica, se trata de comida que se elabora, se sirve y se consume rápidamente. Debido a estas características, las técnicas culinarias que normalmente se emplean para su preparación suelen ser las más rápidas: las frituras.

Podemos datar sus orígenes a comienzos del S.XX, tras la Revolución Industrial y el país pionero fue Estados Unidos. En 1920 aparecen las primeras hamburgueserías, siendo en 1937 cuando los hermanos Dick y Mac McDonald comienzan a crear sus franquicias. No fue hasta mitad de siglo cuando empieza su consolidación.

EJEMPLOS

Muchos son los ejemplos que podemos poner, pero si nos quedamos con los más consumidos, podríamos destacar:

– Hamburguesa: las más comunes son de carne de ternera, pollo o de mezcla de ternera y cerdo; pero también existen hamburguesas de búfalo, de avestruz, de pescado o de tofu (aptas para vegetarianos). Las multinacionales suelen freírlas (McDonald´s) o hacerlas a la parrilla (Burger King).

También muy característico es el pan empleado. Suele ser una derivación del pan de molde, pues su sabor y textura son parecidos, pero su diferencia radica en que están decorados con semillas de sésamo. Hay que decir que su esponjosidad es debida a su alto contenido en grasa saturada (en algunas marcas comerciales, hasta 6 gr./100 gr. de producto comestible). Este tipo de pan suele aportar unas 250 Kcal./ración.

Calorías: varían desde 250 (una hamburguesa comercial normal) hasta 1000 (Angus Tasty, de venta en McDonald´s).

Maxi hamburguesa. Fuente: Google

Maxi hamburguesa. Fuente: Google

– Pizza: otro estandarte de la comida rápida es este plato de origen italiano que se ha extendido por todo el mundo gracias a su peculiar forma de preparación y de consumo en porciones. La base principal es una masa compuesta por harina de trigo, agua, sal y levadura. Y el resto de ingredientes que se añaden son inmensamente variados: tomate, carne de ternera, bacon, champiñones, peperoni, cebolla, piña…

Calorías: una ración de 200 gr. de pizza comercial aporta 600 calorías.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Kebab: originaria del medio oriente, en España la conocemos por döner kebab (carne giratoria). El requisito para ser considerado un auténtico kebab es que sea un bloque de carne (normalmente de ternera o pollo) o de pescado (pez espada) cocinado en un pincho metálico vertical. Se va cortando finamente y se envuelve junto con distintas salsas en un pan muy fino.

Hombre preparando un kebab. Fuente: Pinterest

Hombre preparando un kebab. Fuente: Pinterest

Calorías: una unidad (los tamaños no suelen variar mucho de unos establecimientos a otros) puede aportar de media 700 calorías.

– Sándwich: su procedencia es británica, concretamente del cuarto conde de Sandwich, John Montaagu, quien debido a su afición al juego mando preparar cualquier cosa para comer con tal de no perder ni un minuto en sus afamadas partidas. Así, se ha convertido en uno de los alimentos más extendidos del mundo. Su principal ingrediente, el pan de molde, es rico en grasas saturadas, sodio y colesterol y aporta por ración de 30 gr. unas 77.7 calorías. Los sándwiches más comunes son los mixtos (de jamón York y queso en lonchas), vegetales (lechuga, pollo y mayonesa), de atún…

Calorías: un mixto contiene 250-300 y uno vegetal 400.

Fuente: Google

Fuente: Google

CONSECUENCIAS DEL CONSUMO DE COMIDA RÁPIDA

Un consumo habitual puede acarrear problemas de sobrepeso u obesidad con la gravedad que eso constituye: enfermedades cardiovasculares e hipercolesterolemia, diabetes tipo II, hipertensión, artrosis… Ahora entendemos por qué también es conocida como “comida basura”.

Fuente: Google

Fuente: Google

Todo ello es extremadamente preocupante en la población adulta pero si nos centramos en la edad infantil, esa preocupación se multiplica. ¿Por qué? Porque nuestros peques tienen una capacidad de decisión bastante más influenciable que la de los adultos (que la de algunos adultos, diría yo). Y esa influencia viene marcada por las grandes empresas, los propios padres y los educadores.

Fuente: Google

Fuente: Google

Hemos asumido que las multinacionales de comida rápida son empresas y que su máximo objetivo es lograr beneficios, a costa de lo que sea. Pero, ¿también a costa de la salud?

Soy de las que piensa que si un niño en el colegio y en casa recibe una educación nutricional completa, la agresiva publicidad que vea, lea o escuche por parte de dichas empresas, no le marcará tanto y será más libre para elegir cuándo y cómo.

 

¿Necesario? Si.

¿Fácil? No.

¿Imposible? Nada es imposible.

Un saludo!

Fuentes consultadas:

http://www.abc.es/gestordocumental/uploads/Sociedad/comida-rapida.pdf

http://tusnutricionistas.com.ar/cuantas-calorias-tiene-una-hamburguesa/

La miel, el antibiótico más natural

Hoy se hablará en dsobremesa de uno de los alimentos más antiguos y naturales que existen: la miel.

¿De dónde procede la miel?

Las abejas liban (chupan suavemente) el néctar de las flores. Pues bien, de esa libación se obtiene una sustancia que queda deshidratada para que no se produzcan fermentaciones y a la que añaden encimas. Es un proceso llevado a cabo en la naturaleza y por la naturaleza.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

Estos insectos almacenan la miel en los panales, y es usada cuando no disponen de otro alimento en la naturaleza, como por ejemplo en invierno.

Existe la posibilidad de recoger esa miel directamente de la colmena, aunque hoy en día se emplean colmenas artificiales para recoger la miel. Esta ardua tarea es llevada a cabo por los apicultores.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

¿De qué está compuesta la miel?

– Carbohidratos: 77-82% La mayoría de éstos son azúcares como la fructosa y la glucosa y son los encargados en proporcionar la viscosidad, valor energético, higroscopicidad, densidad y granulación a la miel.

– Agua: contiene aproximadamente un 15%

El resto de componentes son minerales como el fósforo, potasio, hierro, calcio…y vitaminas del grupo B y C aunque en muy pequeñas concentraciones.

En cuanto a su composición calórica, destacar que posee 330 Kcal/100 gr. lo cual hace que sea un alimento bastante rico en calorías y que no sea apta en altas dosis para dietas de adelgazamiento o personas con sobrepeso u obesidad.

Propiedades

Como indica el título del post, una de las funciones más importantes que presenta la miel es la de antibiótico. Gracias a su elevado contenido en potasio, que es un conocido bactericida se impide el crecimiento de caldos de cultivo. Además, posee numerosas encimas como la “inhibina”, responsables de evitar el desarrollo de bacterias. Así mismo, la elevada concentración de azúcares impide la aparición de hongos.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

También la miel es muy utilizada por su acción antiinflamatoria para suavizar la garganta.

Mezclada con leche y/o limón mejora aún más dicha característica. Éste es un remedio muy conocido y útil para aliviar catarros y resfriados. Además puede ser consumida tanto por niños como por ancianos, por lo que se extienden sus beneficios.

Tipos de miel

Los tipos de miel van a depender del tipo de néctar empleado para fabricarla. De ahí que los más conocidos sean:

* Miel de romero: cuando liban las flores de romero, esta es la miel que se obtiene. Es de color ámbar y bastante espesa.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

* Miel de azahar: a partir de las flores de cítricos como el limonero y naranjo. Propia del Levante español. Posee una textura muy sólida.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

* Miel de castaño: de un color muy oscuro y profundo sabor, es la obtenida de la flor del castaño.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

* Miel de trébol: es un peculiar tipo de miel que adquiere un color amarillo suave, similar al de la mantequilla. Cristaliza rápidamente.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

Existen muchos más ejemplos como la miel de tomillo, de avellano, de tilo, multifloral…

Curiosidades de la miel

Existen al igual que para los vinos o los aceites, catas de miel. Tanto en España como en otras partes del mundo, esta práctica es cada vez más extendida y de ahí que surjan cada vez más tipos de miel.

Entre sus múltiples usos (repostería, cosmética, farmacología, alimentación infantil…) existe el uso que se le da a la miel en la manufactura de productos del tabaco. Hasta 2000 toneladas de miel son requeridas para este uso.

La miel es la única sustancia dulce que no ha podido crearse de forma artificial. Esto reafirma aún más sus peculiares características.

Un saludo!