Descubriendo las semillas de sésamo

Hola a todos.

Como ya pudimos descubrir en anteriores post (amaranto, quinoa, chía, avena), esta vez toca hablar de unas semillas con unas interesantes propiedades y que cada vez están ganando más protagonismo, como sucede con el resto de semillas. Vamos a hablar del sésamo.

sesamo

Fuente: Google

BENEFICIOS NUTRICIONALES

El sésamo contiene casi tanta lecitina (lípido que interviene en la digestión y dilución de otras grasas,como por ejemplo, el LDL o “colesterol malo”) como la soja.

A nivel protéico, estas semillas contienen un aminoácido esencial, la metionina con fuerte poder protector y estructural para nuestro organismo.

Si hablamos de minerales, podemos decir que el calcio, el zinc y el hierro son sus principales fuentes. Todos sabemos la importancia para huesos y dientes; metabolismo y transporte de oxígeno celular respectivamente de estas sustancias.

En cuanto a las vitaminas, destacan por encima de todas, la vitamina E, con gran poder antioxidante y las del grupo B, encargadas del normal funcionamiento del sistema nervioso.

Y ya por último, cabe destacar su contenido en fibra. Ésta, además de regular el tránsito intestinal también mejora los niveles de colesterol y de glucosa en sangre.

¿Cómo prepararlas para aprovechar al máximo sus propiedades?

Nuestro organismo no es capaz de descomponer la cáscara que envuelve casi todas las semillas, y en este caso, las de sésamo. Por ello, es preferible tomarlas ya peladas, para así consumirlas directamente. Otra opción es triturarlas y añadirlas a distintas recetas.

¿Cómo incorporarlas a tu alimentación diaria?

Fuente: Google

Pollo rebozado con sésamo. Fuente: Google

Una idea que cobra fuerza es empleándolas como parte del rebozado. En vez del plan rallado, podemos rebozar la carne (pollo, pavo, ternera, conejo…), el pescado, o incluso hortalizas (alcachofas, coliflor, brócoli…) en estas semillas. Le da un toque crujiente y delicioso.

 

El sésamo también es muy empleado para cremas o salsas, por su peculiar sabor; y en repostería (bizcochos, galletas, panes caseros…) se alza como una alternativa muy nutritiva y diferente.

Fuente: Google

Fuente: Google

CURIOSIDADES

  • Además de en semillas, otra de las formas más comunes de encontrarnos el sésamo, es en aceite. Aporta mucho sabor y aromas a las recetas.
  • En árabe se le llama simsim; en griego sesamon y en arameo, ma sumas.
  • También esta semilla ha dado nombre a una famosa expresión: “Ábrete, sésamo”. Cuenta la historia que en el territorio árabe se esperaba mucho tiempo para que las vainas de sésamo se abrieran y dieran lugar a las apreciadas semillas de ajónjolí. Estas, daban lugar a un refinado aceite. Quizás de ahí el origen de la expresión en el cuento de Ali Babá, cuya esperanza al igual que con las semillas, era poder acceder al tesoro.
Fuente: Google

Fuente: Google

Espero que os haya resultado útil esta entrada y que hayáis aprendido un poco más acerca de este apreciado alimento.

Un saludo!

Carne roja: ¿cómo y cuánta?

Buenas tardes a todos.

Hoy os traigo una entrada con la que pretendo aclarar ciertas dudas acerca de la carne roja, así como demostrar que ningún alimento es tan malo como lo pintan (estoy refiriéndome a alimentos no a productos alimenticios).

Si hablamos de carnes rojas lo estaríamos haciendo de la carne de res (de vaca), de cerdo, de ternera, de cordero y carne de buey. Aunque también existen otras carnes que podrían estar incluidas en esta clasificación, como las de caballo o las de oveja, pero su consumo en España es bastante menor, por lo general.

Fuente: Google

Fuente: Google

PROPIEDADES NUTRICIONALES

De entre todas ellas, la cantidad de proteínas de alto valor biológico (se absorben en mayor proporción y más fácilmente) es la más destacable, pues contiene aminoácidos esenciales. Además, es una importante fuente de hierro hemo, un tipo de hierro que es más fácilmente asimilable por nuestro organismo que por ejemplo el no hemo de algunos vegetales (espinacas, acelgas…), por lo que ayuda a prevenir ciertas anemias o a tratarlas si es que se han presentado ya. Por lo general, las carnes rojas también presentan altas concentraciones de otros minerales como el zinc, el magnesio, el selenio o el fósforo; todos ellos imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestros músculos y sistema nervioso.

La vitamina B12 es otro de los nutrientes necesarios que se encuentra en mayor cantidad en la carne roja que en otro tipo de alimentos. Ésta vitamina es fundamental para la formación de glóbulos rojos.

CARNES ROJAS vs. CARNES BLANCAS

Ambas carnes se distinguen de manera visible por el color de sus fibras, determinado por el nivel de mioglobina que posee cada animal. Por ello, cuanta más mioglobina posee una carne, más roja será y cuanta menos, más blanca se verá.

Fuente: Google

Fuente: Google

Mucha gente cree que “la carne blanca es más saludable que la carne roja”. Normalmente se cree por ser más ligera y porque suelen asociarse a dietas para perder peso. Las carnes rojas, por lo general, están muy ligadas a celebraciones, eventos, barbacoas o grandes comilonas; hábitos que distan mucho de un estilo de vida saludable.

Pues bien, estas creencias, muchas veces descontextualizadas, sirven para alarmar a la población, ya que ni todo es blanco ni todo es negro. Como ya hemos visto, la carne roja tiene muchos beneficios a nivel nutricional, podríamos decir que incluso más interesantes que los de la carne blanca, y además posee más sabor, por lo que su consumo se hace en muchos casos, más apetecible.

Es verdad que según un estudio de 2012 de la Medical Harvard School, “comer cordero, cerdo o ternera por encima de la cantidad diaria recomendada eleva en un 18% las probabilidades de padecer una cardiopatía y un 10% de padecer cáncer”. Pero muchas veces nos centramos solamente en si una es mejor que otra, y lo que tenemos que ver es el tipo de animal que elegimos y el tipo de corte de la pieza en cuestión.

Fuente: Google

Fuente: Google

Fuente: Google

Fuente: Google

La FDA (Food and Drug Administration) define como carne magra aquella que contenga menos del 10 gr. de grasa total, menos de 4.5 gr. de grasa saturada y menos de 95 mg. de colesterol. Al leer esto, instintivamente pensamos en las carnes blancas. Pero, existen muchos cortes de carnes rojas que entrarían dentro de esta definición:

– Solomillo y lomo de cerdo.

– Solomillo, lomo y tira de ternera.

– Parte magra de la paletilla de cordero.

Así, comparando estos cortes con otras carnes blancas:

Fuente: Listas de intercambio de alimentos

Fuente: Listas de intercambio de alimentos

Como conclusión, diremos que todos los alimentos sin excepción poseen propiedades nutricionales que les hacen ser recomendables para la población general (obviamente, salvo excepciones de patologías, ideologías…), pero siempre hay que ver más allá y no quedarse con lo primero que oímos, leemos o nos cuentan. En este caso, si consumimos carne roja (lo ideal es no superar los 70 gr./día), es preferible tomar los cortes que ya hemos mencionado, y en cualquier caso, combinarlos con carnes magras.

Espero que os haya sido útil esta entrada y si queréis, podéis dejar vuestros comentarios aquí, en Dsobremesa.

Un saludo!

Fuentes:

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-06-09/carne-roja-cuanto-y-de-que-tipo-debe-comerse-para-que-sea-saludable_140937/

Diccionario nutricional: vitamina C

Buenos días a todos.

Fuente: Google

Fuente: Google

Hoy os vengo a hablar de una sustancia archiconocida y archinombrada por todos: la vitamina C.

Pero como sucede tantas y tantas veces en el mundo de la nutrición (y en otros mundos también), empleamos términos que nos suenan pero que en realidad, si nos paramos a pensar, no sabemos ni lo que son ni qué función realizan en nuestro organismo.

Pues para ello nació esta sección, para aclarar y fijar conceptos. Aprender algo nuevo es siempre la clave en dsobremesa. Vamos allá.

QUÉ ES LA VITAMINA C

En el ámbito nutricional, estamos hablando de un nutriente esencial, es decir, no existen fuentes naturales en nuestro organismo de vitamina C y ésta sólo puede ser incorporada al mismo a través de la dieta.

Si nos ponemos técnicos, a la vitamina C químicamente se trata de ácido L-ascórbico y de sus sales (ascorbatos). Está englobada dentro de las vitaminas hidrosolubles, al igual que las del grupo B; al contrtario que la A, D, E y K, todas ellas liposolubles (solubles en lípidos o grasas).

Es una molécula muy frágil pues se destruye por luz, aire o calor.

FUNCIONES EN NUESTRO ORGANISMO

Su papel más conocido es gracias a su poder antioxidante, ya que contrarresta la acción nociva de los radicales libres, potentes agentes oxidantes. De esta manera logra retrasar el envejecimiento y degradación celular.

Interviene en el metabolismo del hierro, ayudando a su absorción. Además, es muy necesaria para la síntesis de los glóbulos rojos y del colágeno, éste último contribuye al correcto crecimiento de huesos, piel, dientes y cabello.

Finalmente, aunque hay muchas más, cabe destacar su función para con el buen funcionamiento del sistema inmunitario debido fundamentalmente a propiciar resistencia a infecciones gracias al aumento de la actividad de los linfocitos, al aumento de la producción de interferón (proteína producida por el sistema inmune para luchar frente a agentes patógenos) y al aumento de la integridad de las membranas mucosas.

FUENTES ALIMENTARIAS, ¿DÓNDE ESTÁ PRESENTE LA VITAMINA C?

Las frutas, verduras y té verde son los tres principales alimentos donde esta vitamina se encuentra en mayor concentración.

Foto: Berta Calvo

Foto: Berta Calvo

Veamos una serie de ejemplos de la cantidad de vitamina C en 100 gr. de estos alimentos:

– Perejil: 170 mg.

– Col verde: 105-150 mg.

– Pimiento rojo: 120 mg.

– Brócoli: 90-115 mg.

– Kiwi y extracto de té verde: 80 mg.

– Limón: 65 mg.

– Fresa, naranja y coliflor: 60 mg.

– Espinaca: 50 mg.

– Patata: 15 mg.

Sin embargo, tras procesos culinarios como el hervido, cocido o triturado esta sustancia puede disminuir considerablemente.

A continuación se muestra una tabla con distintas preparaciones culinarias de frutas y verduras y un valor, el de Retención Real (RR), que representa el porcentaje de pérdida de vitamina C como consecuencia de estos procesos.

Fuente: eroski consumer

Fuente: eroski consumer

Por todo ello, se aconseja tomar la fruta y la verdura lo menos cocinada, lavada y pelada posible.

¿SABÍAS QUÉ…?

* Una ingesta inferior a 10 mg. diarios puede provocar escorbuto y con una superior a 500 mg. se corre el riesgo de padecer cálculos renales. Por esto y por mucho más, son tan importantes las cantidades diarias recomendadas, que en el caso de la mujer son de 70 mg./día y en el del hombre, de 90 mg.

* Esta vitamina, según estudios realizados por la Universidad de Nebraska podría emplearse en terapias contra el cáncer.

* Fumarte un cigarrillo de tabaco puede destruir entre 25 y 100 mg. de vitamina C.

* Hasta Google adaptó su famoso Doodle para homenajear a Albert Szent-Györgyi, descubridor de la vitamina C. Este fue el resultado:

Fuente: Google

Fuente: Google

Espero que os haya resultado útil la entrada de hoy y, ya sabéis consumir vitamina C en las proporciones adecuadas puede aportar numerosos beneficios a nuestra salud.

Un saludo!

Fuente:

http://www.acidoascorbico.com/vitamina_c