Carne roja: ¿cómo y cuánta?

Buenas tardes a todos.

Hoy os traigo una entrada con la que pretendo aclarar ciertas dudas acerca de la carne roja, así como demostrar que ningún alimento es tan malo como lo pintan (estoy refiriéndome a alimentos no a productos alimenticios).

Si hablamos de carnes rojas lo estaríamos haciendo de la carne de res (de vaca), de cerdo, de ternera, de cordero y carne de buey. Aunque también existen otras carnes que podrían estar incluidas en esta clasificación, como las de caballo o las de oveja, pero su consumo en España es bastante menor, por lo general.

Fuente: Google

Fuente: Google

PROPIEDADES NUTRICIONALES

De entre todas ellas, la cantidad de proteínas de alto valor biológico (se absorben en mayor proporción y más fácilmente) es la más destacable, pues contiene aminoácidos esenciales. Además, es una importante fuente de hierro hemo, un tipo de hierro que es más fácilmente asimilable por nuestro organismo que por ejemplo el no hemo de algunos vegetales (espinacas, acelgas…), por lo que ayuda a prevenir ciertas anemias o a tratarlas si es que se han presentado ya. Por lo general, las carnes rojas también presentan altas concentraciones de otros minerales como el zinc, el magnesio, el selenio o el fósforo; todos ellos imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestros músculos y sistema nervioso.

La vitamina B12 es otro de los nutrientes necesarios que se encuentra en mayor cantidad en la carne roja que en otro tipo de alimentos. Ésta vitamina es fundamental para la formación de glóbulos rojos.

CARNES ROJAS vs. CARNES BLANCAS

Ambas carnes se distinguen de manera visible por el color de sus fibras, determinado por el nivel de mioglobina que posee cada animal. Por ello, cuanta más mioglobina posee una carne, más roja será y cuanta menos, más blanca se verá.

Fuente: Google

Fuente: Google

Mucha gente cree que “la carne blanca es más saludable que la carne roja”. Normalmente se cree por ser más ligera y porque suelen asociarse a dietas para perder peso. Las carnes rojas, por lo general, están muy ligadas a celebraciones, eventos, barbacoas o grandes comilonas; hábitos que distan mucho de un estilo de vida saludable.

Pues bien, estas creencias, muchas veces descontextualizadas, sirven para alarmar a la población, ya que ni todo es blanco ni todo es negro. Como ya hemos visto, la carne roja tiene muchos beneficios a nivel nutricional, podríamos decir que incluso más interesantes que los de la carne blanca, y además posee más sabor, por lo que su consumo se hace en muchos casos, más apetecible.

Es verdad que según un estudio de 2012 de la Medical Harvard School, “comer cordero, cerdo o ternera por encima de la cantidad diaria recomendada eleva en un 18% las probabilidades de padecer una cardiopatía y un 10% de padecer cáncer”. Pero muchas veces nos centramos solamente en si una es mejor que otra, y lo que tenemos que ver es el tipo de animal que elegimos y el tipo de corte de la pieza en cuestión.

Fuente: Google

Fuente: Google

Fuente: Google

Fuente: Google

La FDA (Food and Drug Administration) define como carne magra aquella que contenga menos del 10 gr. de grasa total, menos de 4.5 gr. de grasa saturada y menos de 95 mg. de colesterol. Al leer esto, instintivamente pensamos en las carnes blancas. Pero, existen muchos cortes de carnes rojas que entrarían dentro de esta definición:

– Solomillo y lomo de cerdo.

– Solomillo, lomo y tira de ternera.

– Parte magra de la paletilla de cordero.

Así, comparando estos cortes con otras carnes blancas:

Fuente: Listas de intercambio de alimentos

Fuente: Listas de intercambio de alimentos

Como conclusión, diremos que todos los alimentos sin excepción poseen propiedades nutricionales que les hacen ser recomendables para la población general (obviamente, salvo excepciones de patologías, ideologías…), pero siempre hay que ver más allá y no quedarse con lo primero que oímos, leemos o nos cuentan. En este caso, si consumimos carne roja (lo ideal es no superar los 70 gr./día), es preferible tomar los cortes que ya hemos mencionado, y en cualquier caso, combinarlos con carnes magras.

Espero que os haya sido útil esta entrada y si queréis, podéis dejar vuestros comentarios aquí, en Dsobremesa.

Un saludo!

Fuentes:

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-06-09/carne-roja-cuanto-y-de-que-tipo-debe-comerse-para-que-sea-saludable_140937/

Anuncios

El coco: del trópico a nuestras mesas

Buenos días a todos.

Hoy vamos a conocer un poco más una fruta muy nombrada y usada para determinadas preparaciones pero que seguramente muchos no habréis probado nunca. Se trata de una fruta de origen tropical con un sencillo nombre: coco.

PhotoGrid_1402146315217

¿Queréis conocer un poco más sobre el? Pues no pestañéeis ;P

ORIGEN

Parece situarse en islas del Pacífico donde los climas tropicales y subtropicales favorecieron su crecimiento y desarrollo. Mas adelante se expandió al mar Caribe y a Centroamérica.

El cocotero, palmera donde nace el coco es una de las plantas más cultivadas en el mundo.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

PROPIEDADES NUTRICIONALES

Dado que su contenido en agua es solamente del 45 % está más correcto considerarlo como un fruto seco que como una fruta. (Las frutas suelen estar compuestas por un 90% de agua). Es uno de los frutos más calóricos (100 gr. de coco aportan 354 Kcal.) y además su contenido en grasas saturadas es bastante elevado. Por ese motivo es un alimento que no se recomienda consumir en exceso, pues podrían verse aumentados los niveles de lípidos en sangre y provocar patologías cardiovasculares.

Por otro lado destaca su alto contenido en vitaminas del grupo B, y minerales como el potasio y el selenio, que le otorgan importantes propiedades diuréticas. Así mismo, posee una cantidad de fibra nada despreciable (100 gr. contienen 9 gr. de fibra) y es una de las frutas con más cantidad de proteínas.

USOS DEL COCO

Fuente: Google

Fuente: Google

Además de consumirse como tal, del coco también existen numerosos subproductos.

Entre ellos, la leche o el aceite de coco son los más reconocidos. Por supuesto, son aptos para personas vegetarianas o con intolerancias (a la lactosa, a las proteínas de la leche de vaca…) pero también hay que reseñar que en el caso de la leche de coco, es bastante menos saludable que cualquier leche de origen animal, pues como ya hemos mencionado anteriormente su contenido en grasas saturadas es superior a lo aconsejado y que por supuesto el aceite de oliva. Por ello, no se recomienda su uso diario.

CURIOSIDADES

Coco es una palabra de origen portugués. Con dicho idioma se describía a un fantasma que asustaba a los niños. Y coincidencias de la vida, los tripulantes de una expedición de Vasco de Gama compararon una cáscara de coco que tenía tres agujeros similares a dos ojos y una boca con una máscara de las que se usaban para asustar a los niños. Así, se castellanizó la palabra en 1554.

Fuente: Google

Fuente: Google

– El cocotero está considerado “uno de los 10 árboles más útiles para la humanidad”, tanto por su uso textil como por la madera que se emplea en la construcción de viviendas o vehículos (barcos…)

– Un consejo a la hora de comprar este fruto: si al mover el coco no se escucha agua en su interior es porque está seco. Será preferible elegir otro.

– En ciertos países europeos, entre ellos España el uso más común del coco es en fiestas populares y verbenas. ¿Quién no ha visto o probado unas rajitas de coco en esos “saraos”?

Fuente: Google

Fuente: Google

Espero que hayáis aprendido un poco más sobre este fruto.

Un saludo!

Fuente:

http://www.consumer.es

http://www.botanical-online.com/coco_propiedades_medicinales_del_coco.htm