Carne roja: ¿cómo y cuánta?

Buenas tardes a todos.

Hoy os traigo una entrada con la que pretendo aclarar ciertas dudas acerca de la carne roja, así como demostrar que ningún alimento es tan malo como lo pintan (estoy refiriéndome a alimentos no a productos alimenticios).

Si hablamos de carnes rojas lo estaríamos haciendo de la carne de res (de vaca), de cerdo, de ternera, de cordero y carne de buey. Aunque también existen otras carnes que podrían estar incluidas en esta clasificación, como las de caballo o las de oveja, pero su consumo en España es bastante menor, por lo general.

Fuente: Google

Fuente: Google

PROPIEDADES NUTRICIONALES

De entre todas ellas, la cantidad de proteínas de alto valor biológico (se absorben en mayor proporción y más fácilmente) es la más destacable, pues contiene aminoácidos esenciales. Además, es una importante fuente de hierro hemo, un tipo de hierro que es más fácilmente asimilable por nuestro organismo que por ejemplo el no hemo de algunos vegetales (espinacas, acelgas…), por lo que ayuda a prevenir ciertas anemias o a tratarlas si es que se han presentado ya. Por lo general, las carnes rojas también presentan altas concentraciones de otros minerales como el zinc, el magnesio, el selenio o el fósforo; todos ellos imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestros músculos y sistema nervioso.

La vitamina B12 es otro de los nutrientes necesarios que se encuentra en mayor cantidad en la carne roja que en otro tipo de alimentos. Ésta vitamina es fundamental para la formación de glóbulos rojos.

CARNES ROJAS vs. CARNES BLANCAS

Ambas carnes se distinguen de manera visible por el color de sus fibras, determinado por el nivel de mioglobina que posee cada animal. Por ello, cuanta más mioglobina posee una carne, más roja será y cuanta menos, más blanca se verá.

Fuente: Google

Fuente: Google

Mucha gente cree que “la carne blanca es más saludable que la carne roja”. Normalmente se cree por ser más ligera y porque suelen asociarse a dietas para perder peso. Las carnes rojas, por lo general, están muy ligadas a celebraciones, eventos, barbacoas o grandes comilonas; hábitos que distan mucho de un estilo de vida saludable.

Pues bien, estas creencias, muchas veces descontextualizadas, sirven para alarmar a la población, ya que ni todo es blanco ni todo es negro. Como ya hemos visto, la carne roja tiene muchos beneficios a nivel nutricional, podríamos decir que incluso más interesantes que los de la carne blanca, y además posee más sabor, por lo que su consumo se hace en muchos casos, más apetecible.

Es verdad que según un estudio de 2012 de la Medical Harvard School, “comer cordero, cerdo o ternera por encima de la cantidad diaria recomendada eleva en un 18% las probabilidades de padecer una cardiopatía y un 10% de padecer cáncer”. Pero muchas veces nos centramos solamente en si una es mejor que otra, y lo que tenemos que ver es el tipo de animal que elegimos y el tipo de corte de la pieza en cuestión.

Fuente: Google

Fuente: Google

Fuente: Google

Fuente: Google

La FDA (Food and Drug Administration) define como carne magra aquella que contenga menos del 10 gr. de grasa total, menos de 4.5 gr. de grasa saturada y menos de 95 mg. de colesterol. Al leer esto, instintivamente pensamos en las carnes blancas. Pero, existen muchos cortes de carnes rojas que entrarían dentro de esta definición:

– Solomillo y lomo de cerdo.

– Solomillo, lomo y tira de ternera.

– Parte magra de la paletilla de cordero.

Así, comparando estos cortes con otras carnes blancas:

Fuente: Listas de intercambio de alimentos

Fuente: Listas de intercambio de alimentos

Como conclusión, diremos que todos los alimentos sin excepción poseen propiedades nutricionales que les hacen ser recomendables para la población general (obviamente, salvo excepciones de patologías, ideologías…), pero siempre hay que ver más allá y no quedarse con lo primero que oímos, leemos o nos cuentan. En este caso, si consumimos carne roja (lo ideal es no superar los 70 gr./día), es preferible tomar los cortes que ya hemos mencionado, y en cualquier caso, combinarlos con carnes magras.

Espero que os haya sido útil esta entrada y si queréis, podéis dejar vuestros comentarios aquí, en Dsobremesa.

Un saludo!

Fuentes:

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-06-09/carne-roja-cuanto-y-de-que-tipo-debe-comerse-para-que-sea-saludable_140937/

Anuncios

3 pensamientos en “Carne roja: ¿cómo y cuánta?

  1. Pingback: Alternativas a la carne: el tofu |

  2. Pingback: Carne Roja – APSAL – Asociación Profesionales de Salud y Alimentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s