¿Qué debería haber en una cocina saludable?

Buenos días a todos.

Hoy quiero mostraros los imprescindibles que debe tener toda cocina que presuma de ser saludable. Tanto si hablamos de alimentos como de menaje y electrodomésticos, la parte de la casa donde la correcta alimentación se hace latente debe ser un espacio ordenado, limpio y con todo lo necesario para llevar a cabo su función.

Empezamos.

ALIMENTOS

Los 8 grupos de alimentos que no pueden faltar en nuestra cocina son: verdura, fruta, carne, pescado, féculas, lácteos, huevos y aceite. Todo lo demás ni son grupos de alimentos ni deben estar de forma habitual en nuestras despensas.

* Verduras

Si no tienes al menos 3-4 variedades de verduras, algo estás haciendo mal. Es importante conocer cómo se conserva cada una de ellas; así, las patatas, cebollas, zanahorias o ajos lo hacen mejor en un recinto ventilado pues el frío de la nevera podría afectarles demasiado. Pero sucede lo contrario si nos referimos a los vegetales de hoja (lechuga, espinaca, puerro…), que son preferiblemente almacenados en la nevera durante varios días siempre que estén metidos dentro de una bolsa de plástico perforada y ligeramente humedecida.

Acuérdate de consumir 3 raciones al día de verdura preferiblemente poco cocinada y que sea de temporada.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

* Fruta

El tema de la fruta es complicado de equilibrar, ya que es necesario consumir al menos 2 raciones al día pero la fruta es un alimento que se conserva bien durante pocos días. Por ello, aunque resulte más tedioso, lo ideal sería comprar menos cantidad con mayor frecuencia. Así, evitaremos que se estropee.

Al igual que con la verdura, elige siempre la que esté de temporada.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

* Carnes

Junto con el pescado y los huevos son los alimentos con mayor cantidad de proteínas, un nutriente necesario para formar nuestras fibras y músculos, así como, entre otras muchas funciones, nos ayuda a regular todo tipo de reacciones que suceden en nuestro organismo. Así que, conservadas en el congelador a no ser que se consuman en el mismo día, sería conveniente tener más cantidad de carne blanca (pollo, pavo, conejo…) que de roja (ternera, cerdo…) Ideal consumir a la semana una ración de carne roja y 3-4 de carne blanca. Mejor si es asada, a la plancha o cocida.

Fuente: Google

Fuente: Google

* Pescados

Aunque a algunos no sea de mucho agrado, el pescado posee más vitaminas que la carne y dependiendo de con qué tipo de carne la comparemos, también es más hipocalórico. Puedes ver una comparativa aquí.

Para evitar intoxicación por Anisakis, el mejor consejo es almacenar la pieza en un congelador a -18 ºC durante al menos 48 horas. Estas recomendaciones son válidas tanto si se trata de pescado azul (sardinas, salmón, atún…) como de blanco (merluza, pescadilla, mero…)

En cuanto a su consumo, lo ideal es una ración de pescado azul a la semana y 2-3 de pescado blanco. Evitando, por supuesto, las frituras y rebozados en su preparación.

Fuente: Google

Fuente: Google

* Féculas

En este grupo hablamos de harinas, cereales, pasta, arroz, pan… Cuanta menos humedad haya cerca de ellos, mejor se conservarán.

Estos alimentos son la base de una dieta saludable por lo que se recomiendan entre 3-4 raciones diarias.

Fuente: Google

Fuente: Google

* Lácteos

La leche una vez abierta debe conservarse en la nevera y consumirse en los días posteriores. Si se mantiene cerrada, puede guardarse en un espacio fresco sin mayor problema. En el caso de los productos lácteos (quesos, yogures…) deben mantenerse en la nevera.

2 raciones diarias de este grupo de alimentos, preferiblemente semi o desnatados nos ayudarán a mantener unos huesos sanos y aportarán las cantidades diarias recomendadas de calcio.

Fuente: Google

Fuente: Google

* Huevos

Hay una pregunta que seguro os habéis hecho más de una vez. ¿Por qué en el supermercado los huevos no están refrigerados y en casa se deben mantener en la nevera? Pues la respuesta nos la da María del Mar Fernández, directora del Instituto de Estudios del Huevo: «Cuando se pasa de frío a calor, lo normal es que se condense agua en la superficie, como un yogur o una fruta. En el huevo es muy peligroso porque tiene una capa porosa y permitiría que cualquier contaminación del exterior, al humedecerse, pasara al interior del huevo». Por tanto, señala que «el motivo de que no se refrigeren los huevos en el punto de venta es evitar ese salto térmico de frío a calor». (www.abc.es)

Así, lo más beneficioso es consumir unas 5 raciones semanales de huevo, preferiblemente cocinado con poco aceite (revuelto, en tortilla francesa, cocido, escaldado…)

Fuente: Google

Fuente: Google

* Aceites

Indiscutible a estas alturas decir cuál es el rey de los aceites: el de oliva. Para su óptima conservación, se recomienda un lugar seco sin luz directa para evitar oxidaciones.

Y tanto para cocinar como para aliñar, su consumo diario puede alcanzar hasta 20-30 gramos diarios.

Fuente: Google

Fuente: Google

ELECTRODOMÉSTICOS

1. Placa: de inducción, vitrocerámica o gas. Los alimentos conservan los nutrientes de la misma manera, lo que cambia en ellas es la rapidez en la elaboración (la más rápida es la de inducción), la limpieza (la de inducción suele ser la más limpia) y la admisión de distintos recipientes (tanto la de gas como la vitrocerámica admiten cualquier material.)

2. Horno: consume mucho, sí pero la forma de cocinar es de las más saludables y el asado si se hacer correctamente es una técnica culinaria muy apreciada por casi todos los paladares.

3. Microondas: se usa para cocinar aunque no todo el mundo sabe muy bien cómo hacerlo, por lo que suelen emplearlo más para calentar o “recalentar”.

4. Batidora: para hacer purés, salsas, cremas o postres se antoja un electrodoméstico bastante útil aunque nutricionalmente hablando destruye muchos nutrientes por lo que se aconseja utilizar con moderación.

MENAJE

Tanto o más importante son los utensilios utilizados para cocinar como lo que se cocina. Una buena batería de cocina con cazuelas, cazos y sartenes antiadherentes evitarán que se peguen los alimentos y que pierdan su sabor. Otro básico imprescindible es la olla express, un recipiente que reduce considerablemente el tiempo de cocción por lo que minimiza la pérdida de vitaminas.

Además de los anteriores, es necesaria una buena tabla para cortar. El mejor material es la silicona ya que la madera presenta grietas por donde se depositan microorganismos indeseados que pueden ocasionar todo tipo de contaminaciones.

Cuchillos convenientemente afilados de varios tamaños que realizan cortes precisos son otro de los básicos culinarios. Esto evita el desgarro de fibras en carnes o pescados, que propicia una pérdida de nutrientes. Si además tenemos a mano un buen afilador, se mantendrán perfectos durante mucho tiempo.

Y para finalizar, nombrar algunos pequeños utensilios como espumaderas, espátulas, ralladores bien afilados, jarra de medida, báscula…que también son bastante necesarios aunque no tan imprescindibles como los anteriores.

Fuente: Google

Fuente: Google

Espero que os haya resultado útil y decidme, ¿es saludable vuestra cocina?

Un saludo!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s