“Fast food”: bad food

Buenos días a todos.

Recientemente, gracias a los medios de comunicación y a las redes sociales, se grabaron en mis retinas dos noticias relacionadas con la comida rápida o “fast food”.

Una de ellas, acerca de que una gran multinacional de este tipo de comidas iba a lanzar en España una línea de desayunos. La otra “gran” noticia, era la promoción por parte de otra empresa de comida rápida de su producto estrella a un precio de 1€ durante dos días.

Fuente: Google

Fuente: Google

promoción

Fuente: Google

Para muchos serán, incluso, bien recibidas. De ahí (y de muchos otros aspectos más que evidentes), y de la magnitud que tienen a nivel mundial, este tipo de noticias y, por supuesto este tipo de comida nació la idea de esta entrada.

Vamos a empezar por el principio.

¿QUÉ ES LA COMIDA RÁPIDA O “FAST FOOD”?

Como su propio nombre indica, se trata de comida que se elabora, se sirve y se consume rápidamente. Debido a estas características, las técnicas culinarias que normalmente se emplean para su preparación suelen ser las más rápidas: las frituras.

Podemos datar sus orígenes a comienzos del S.XX, tras la Revolución Industrial y el país pionero fue Estados Unidos. En 1920 aparecen las primeras hamburgueserías, siendo en 1937 cuando los hermanos Dick y Mac McDonald comienzan a crear sus franquicias. No fue hasta mitad de siglo cuando empieza su consolidación.

EJEMPLOS

Muchos son los ejemplos que podemos poner, pero si nos quedamos con los más consumidos, podríamos destacar:

– Hamburguesa: las más comunes son de carne de ternera, pollo o de mezcla de ternera y cerdo; pero también existen hamburguesas de búfalo, de avestruz, de pescado o de tofu (aptas para vegetarianos). Las multinacionales suelen freírlas (McDonald´s) o hacerlas a la parrilla (Burger King).

También muy característico es el pan empleado. Suele ser una derivación del pan de molde, pues su sabor y textura son parecidos, pero su diferencia radica en que están decorados con semillas de sésamo. Hay que decir que su esponjosidad es debida a su alto contenido en grasa saturada (en algunas marcas comerciales, hasta 6 gr./100 gr. de producto comestible). Este tipo de pan suele aportar unas 250 Kcal./ración.

Calorías: varían desde 250 (una hamburguesa comercial normal) hasta 1000 (Angus Tasty, de venta en McDonald´s).

Maxi hamburguesa. Fuente: Google

Maxi hamburguesa. Fuente: Google

– Pizza: otro estandarte de la comida rápida es este plato de origen italiano que se ha extendido por todo el mundo gracias a su peculiar forma de preparación y de consumo en porciones. La base principal es una masa compuesta por harina de trigo, agua, sal y levadura. Y el resto de ingredientes que se añaden son inmensamente variados: tomate, carne de ternera, bacon, champiñones, peperoni, cebolla, piña…

Calorías: una ración de 200 gr. de pizza comercial aporta 600 calorías.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Kebab: originaria del medio oriente, en España la conocemos por döner kebab (carne giratoria). El requisito para ser considerado un auténtico kebab es que sea un bloque de carne (normalmente de ternera o pollo) o de pescado (pez espada) cocinado en un pincho metálico vertical. Se va cortando finamente y se envuelve junto con distintas salsas en un pan muy fino.

Hombre preparando un kebab. Fuente: Pinterest

Hombre preparando un kebab. Fuente: Pinterest

Calorías: una unidad (los tamaños no suelen variar mucho de unos establecimientos a otros) puede aportar de media 700 calorías.

– Sándwich: su procedencia es británica, concretamente del cuarto conde de Sandwich, John Montaagu, quien debido a su afición al juego mando preparar cualquier cosa para comer con tal de no perder ni un minuto en sus afamadas partidas. Así, se ha convertido en uno de los alimentos más extendidos del mundo. Su principal ingrediente, el pan de molde, es rico en grasas saturadas, sodio y colesterol y aporta por ración de 30 gr. unas 77.7 calorías. Los sándwiches más comunes son los mixtos (de jamón York y queso en lonchas), vegetales (lechuga, pollo y mayonesa), de atún…

Calorías: un mixto contiene 250-300 y uno vegetal 400.

Fuente: Google

Fuente: Google

CONSECUENCIAS DEL CONSUMO DE COMIDA RÁPIDA

Un consumo habitual puede acarrear problemas de sobrepeso u obesidad con la gravedad que eso constituye: enfermedades cardiovasculares e hipercolesterolemia, diabetes tipo II, hipertensión, artrosis… Ahora entendemos por qué también es conocida como “comida basura”.

Fuente: Google

Fuente: Google

Todo ello es extremadamente preocupante en la población adulta pero si nos centramos en la edad infantil, esa preocupación se multiplica. ¿Por qué? Porque nuestros peques tienen una capacidad de decisión bastante más influenciable que la de los adultos (que la de algunos adultos, diría yo). Y esa influencia viene marcada por las grandes empresas, los propios padres y los educadores.

Fuente: Google

Fuente: Google

Hemos asumido que las multinacionales de comida rápida son empresas y que su máximo objetivo es lograr beneficios, a costa de lo que sea. Pero, ¿también a costa de la salud?

Soy de las que piensa que si un niño en el colegio y en casa recibe una educación nutricional completa, la agresiva publicidad que vea, lea o escuche por parte de dichas empresas, no le marcará tanto y será más libre para elegir cuándo y cómo.

 

¿Necesario? Si.

¿Fácil? No.

¿Imposible? Nada es imposible.

Un saludo!

Fuentes consultadas:

http://www.abc.es/gestordocumental/uploads/Sociedad/comida-rapida.pdf

http://tusnutricionistas.com.ar/cuantas-calorias-tiene-una-hamburguesa/

Anuncios

2 pensamientos en ““Fast food”: bad food

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s