¿Aditivofobia?

Buenos días a todos.

Si eres de los que piensas que porque un alimento lleve algún tipo de aditivo ya no es un alimento, creo que deberías dejar de leer esta entrada ahora mismo. Esto no se trata de un debate sobre “aditivos si” o “aditivos no”, se trata de entender que dichas sustancias poseen un uso específico y que en la actualidad sería casi imposible vivir sin alguno de ellos.

Vamos a empezar por el principio.

Un alimento, según la definición actual “es una sustancia (en general, natural y compleja), que contribuye a las necesidades del organismo, conserva la vida, produce placer, entra en las costumbres y tiene una significación simbólica”.

Fuente: Google

Fuente: Google

Pues bien, como todos sabemos, para que un alimento se mantenga estable y su tiempo de vida útil sea lo más largo posible, la industria alimentaria debe hacer uso de los aditivos.

 PERO, ¿QUÉ ES UN ADITIVO?

“Se entiende por aditivo toda sustancia que pueda ser añadida intencionadamente a los alimentos y bebidas sin propósito de cambiar sus valores nutritivos, a fin de modificar sus caracteres, técnicas de elaboración y conservación, o para mejorar su adaptación al uso que son destinados”. (Código alimentario español).

Pero debemos saber que al añadir un aditivo a un alimento, su calidad y cantidad deben ser conocidas y dicha adición puede realizarse en las fases de elaboración, envasado, transporte… Además, un aditivo permanece en el alimento (ya sea en su forma originaria de incorporación o en la que pueda transformarse).

Fuente: Google

Fuente: Google

¿PARA QUÉ SE USAN LOS ADITIVOS?

– Para hacer los alimentos más atrayentes al consumidor.

– Para disponer de alimentos sanos, que no alteren la salud del consumidor y que mantengan sus cualidades nutritivas y sensoriales hasta el momento del consumo.

– Para conseguir alimentos de menor coste, manteniendo sus características organolépticas o incluso destacándolas. De esa misma manera, los alimentos con altos costes de fabricación o conservación, pueden beneficiarse de la acción de aditivos para llegar a ser más asequibles para el consumidor.

CLASIFICACIÓN DE LOS ADITIVOS

Según la Legislación Alimentaria Española los aditivos se clasifican en cuatro grandes grupos:

1. Sustancias que modifican los caracteres organolépticos:

* Modificadores del color: ej. colorantes, fijadores del color, decolorantes y blanqueantes…

* Sustancias sápidas.

* Edulcorantes artificiales: sorbitol, xilitol, aspartamo, sacarina…

Clasificación de los edulcorantes

Clasificación de los edulcorantes

* Agentes aromáticos: aromas artificiales, principios activos aromáticos…

2. Estabilizadores de los caracteres físicos:

* Estabilizadores naturales.

* Estabilizadores artificiales.

3. Sustancias que impiden alteraciones químicas y biológicas:

* Antioxidantes: naturales, artificiales o sustancias sinérgicas.

* Agentes conservadores: para tratamiento externo o para incorporación directa a alimentos y bebidas.

4. Correctores de cualidades plásticas:

* Espesantes y gelificantes.

* Agentes emulgentes:

* Otros.

NO SE CONSIDERAN ADITIVOS:

– Contaminantes casuales que acompañen inadvertidamente a los alimentos, como los fertilizantes, plaguicidas…

– Los coadyuvantes tecnológicos, que tienen únicamente la misión de estar presentes en la elaboración del alimento para favorecer ciertas reacciones y procesos, y que se pierden total o parcialmente durante la misma. Ejemplos: antiespumantes, clarificantes, floculantes…

– Las sustancias añadidas a los alimentos para el mantenimiento o incremento de sus cualidades nutritivas. Ejemplo: fibra, calcio…

Muchos hemos oído hablar de la controversia que presentan este tipo de sustancias. Que si producen cáncer, que si son tóxicos en altas concentraciones, que si potencian los partos prematuros… ¿qué hay de cierto en todo eso?

Fuente: Google

Fuente: Google

Una primera publicación (Soffritti et al., 2010) sobre la posible relación entre el consumo de aspartamo (E951) y la producción de tumores en ratones y una segunda sobre la asociación entre la ingesta de bebidas con edulcorantes artificiales y una mayor incidencia de parto prematuro Halldorsson et al., 2010), hizo que la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) el 28 de Febrero de 2011 se manifestara.

“EFSA concluyó, por tanto, que no existían razones suficientes para reconsiderar las evaluaciones ya realizadas sobre la seguridad del aspartamo, cuya ingesta diaria admisible (IDA) actualmente está fijada en 40 mg/kg de peso corporal. No obstante, EFSA continúa evaluando las publicaciones científicas con objeto de identificar nuevas evidencias que demuestren un posible riesgo para la salud humana o puedan afectar la evaluación de la seguridad de estos aditivos”. (AESAN: Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición).

Así mismo, “en cuanto al segundo estudio, EFSA desechó la existencia de una relación clara entre el consumo de bebidas con edulcorantes artificiales y el aumento de partos prematuros, debido a que la mayor parte de los partos prematuros recogidos habían sido inducidos, no espontáneos, con lo que se debería incidir en el estudio de las causas médicas que llevaron a la inducción prematura del parto y su relación con otros componentes de la dieta. (AESAN)

¿SABÍAS QUÉ…?

> Los siguientes alimentos, por ley, no pueden llevar ningún tipo de aditivo: leche, pasta seca, copos de cereales y cereales, huevos, semillas, patatas frescas, hortalizas frescas, miel, agua mineral y de manantial, aceite vegetal virgen, café en polvo, legumbres, fruta fresca, yogur natural, frutos secos, arroz (no el de cocción rápida) y champiñones frescos.

> La E que se pone delante del aditivo solamente aparece en Europa, en el resto de países aparece el número correspondiente solamente. Ejemplo: el E621 (glutamato monosódico) es un potenciador del sabor que en el etiquetado español, y por tanto, europeo aparece con la E delante, pero en el resto del mundo simplemente aparece como 621.

> La legislación española y la de otros muchos países obliga a TODOS los fabricantes de embutidos a usar nitrito de sodio (E250), pues impide el crecimiento de la bacteria Clostridium botulinum, cuya ingesta puede causar la muerte. Así, no usar aditivos en estos alimentos supone un peligro real mucho mayor que el hecho de usarlos.

Fuente: Google

Fuente: Google

Espero que os haya resultado útil y que perdáis el miedo (si es que le teníais) a estas sustancias, pues ya sabéis, ¡todo en su justa medida es positivo!

Un saludo!

Fuente: http://www.aesan.mspsi.gob.es/AESAN/web/cadena_alimentaria/detalle/aditivos.shtml

Apuntes de la asignatura “Aditivos alimentarios y coadyuvantes de procesos tecnológicos” de la licenciatura de Ciencia y Tecnología de los Alimentos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s