Diccionario nutricional: grasas trans

Estrenamos nueva categoría, un diccionario nutricional en el que saldrán a relucir todos aquellos términos nutricionales que se oyen, se leen o se dicen, y que muchas veces no se conoce en su totalidad su significado.

Hoy comenzamos con un tipo de grasas, que desgraciadamente se encuentran cada vez más presentes en nuestra sociedad.

¿QUÉ SON LAS GRASAS TRANS?

También conocidas como grasas “hidrogenadas” ó “parcialmente hidrogenadas”, son un tipo de grasas de origen vegetal pues se elaboran a partir de éstas. Sin embargo, se comportan en nuestro organismo como grasas saturadas.

Normalmente las grasas vegetales son líquidas a temperatura ambiente y se digieren fácilmente. La razón es que sus átomos de carbono están unidos por dobles enlaces y no por hidrógeno. Las grasas animales (saturadas), por contra, son sólidas a temperatura ambiente ya que sus átomos de carbono están unidos por enlaces de hidrógeno.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

Estas grasas surgen con la necesidad de mejorar la textura y consistencia de muchos productos alimenticios. Así, al añadir hidrógeno a la grasa vegetal, que es bastante más barata, ésta se volvía más sólida, manejable y menos perecedera. De ahí que también sean usadas estas grasas como conservantes de alimentos.

Este sería el proceso a pequeña escala explicado de forma gráfica:

Imagen extraída del blog "comeyviveconsalud.blogspot.com"

Imagen extraída del blog “comeyviveconsalud.blogspot.com”

¿DÓNDE SE ENCUENTRAN ESTAS GRASAS?

Las principales fuentes son: aperitivos salados, alimentos precocinados, bollería industrial, galletas, margarinas, snacks y, paradójicamente productos dietéticos (¡¡¡ojo con un consumo abusivo de este tipo de productos, acaban provocando el efecto contrario al esperado!!!).

tabla trans

Es importante resaltar que un consumo aproximado de 5 gr. de grasas trans/día eleva en un 25 % el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

¿CUÁLES SON SUS BENEFICIOS Ó PERJUICIOS?

Rotunda me llamaréis cuando digo que beneficios ninguno y perjuicios unos cuantos y bastante graves. Al comportarse como grasas saturadas en nuestro organismo, elevan el colesterol “malo” (cLDL), pero no sólo eso, sino que también consiguen reducir el “bueno” (cHDL). Por tanto, son, en potencia, el motor de desencadenar una importante patología cardiaca.

CURIOSIDADES

En Julio de 2008, el estado de California prohibió su comercialización en bares, restaurantes y panaderías a partir del 2010.

Recientemente investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y de la Universidad de Navarra afirman que su ingesta prolongada aumenta el riesgo de sufrir depresión.

Algunos alimentos como la leche, la mantequilla, la carne de cerdo y de cordero las contienen de manera natural en pequeñas cantidades.

Por tanto y como reflexión decir que este tipo de grasas deben consumirse con muchíííísima moderación y de forma muy ocasional. Y no menos importante, por parte de la industria, (que claramente es más poderosa que los propios consumidores), cuanto menos deberían INFORMAR Y ETIQUETAR  correctamente cada producto con las cantidades de estas sustancias, para que al menos podamos decidir si queremos comprar o no ese alimento y saber consciente y voluntariamente lo que incorporamos a nuestro organismo.

Un saludo!

Fuente: eroski consumer

Anuncios

2 pensamientos en “Diccionario nutricional: grasas trans

  1. Pingback: ¿Cuánto te preocupa tu colesterol? |

  2. Pingback: Desmontando mitos: “La margarina es mejor que la mantequilla” |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s