Reflexiones…

La entrada de hoy iba a ser otra. Tal vez un “desmontando mitos” o una “receta saludable de la semana”. Pero no. Una publicación cualquiera en un periódico cualquiera llamó mi atención y por qué no decirlo, desató mi ira.

Hartos nos hayamos los profesionales del gremio de las afamadas “dietas milagro” y de sus ineptos, pero avispados difusores de las mismas. En esta línea va centrado dicho artículo que precede a la publicación de un libro.

Se llama “La dieta de los 31 días” y ya que le doy algo de publicidad (por supuesto sin quererlo) también voy a exponer mi punto de vista.

Lo primero será explicar brevemente en qué consiste  esta “dieta”. Transcribo: “Mi dieta tiene cuatro fases:

Fase 1: Durante 15 días. Dieta sin hidratos de carbono (con excepción del pan del desayuno). Adelgazamiento y disminución rápida de volumen corporal. En esta fase perderá: 2-3 Kg. (mujer)/ 4-5 Kg. (hombre). […]”.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

Primer fallo: una dieta sin hidratos de carbono es una dieta sin: fruta, “sopa de verdura” (lo cita en la segunda fase) legumbres, cereales (incluído el arroz), patata, pasta… Esto puede que sea “efectivo” pero saludable no es y como nutricionista que dice ser debería abogar ANTE TODO Y ANTE TODOS  por esa premisa. Una dieta sin fruta o verdura se convierte en una dieta a la que no habría ni que prestar atención. Pero vamos a continuar…

Aunque se pierda peso, no cita los casi seguros problemas asocidados como pueden ser estreñimiento, debilidad (no olvidemos que los carbohidratos son la principal fuente de energía que tiene nuestro organismo), hambre (ya que los carbohidratos complejos presentes sobre todo en cereales y legumbres son los responsables de aportarnos sensación de saciedad), irritabilidad, ansiedad…

Ansiedad. Imagen extraída de Google

Ansiedad. Imagen extraída de Google

“Fase 2: Durante 15 días (o más, hasta obtener el peso deseado). Adelgazamiento un poco más lento que en la fase 1, aunque es variable. Curiosamente, hay gente que pierde más en estos quince días que en los primeros, pero lo más común es lo contrario. Introducción gradual de algunos alimentos que se eliminaron en la fase 1, en particular la fruta y la sopa de verduras. Perderá semanalmente 1-2 Kg. (hombres y mujeres). […]”.

Segundo fallo: no especifica (aunque imagino que lo desarrollará más en su libro) si seguimos en esta fase sin carbohidratos, solo que se introduce gradualmente fruta y sopa de verduras.

Sopa de verdura. Imagen extraída de Google

Sopa de verdura. Imagen extraída de Google

¿Por qué sólo habla de la verdura en forma de sopa?¿De otra forma no se puede tomar? ¿Qué pasaría si la tomáramos cruda, cocida, triturada? ¿No adelgazaríamos? ¿Engordaríamos? Sin comentarios…

 

 

 

Fase 3: Alternativa. Debe pasar a esta fase si está cansado de la 2 y ya está cerca (a 1 ó 2 Kg) de su objetivo. En el fondo, es una fase intermedia entre la segunda y la de mantenimiento. Permite una mayor ingesta de carbohidratos, a la comida o a la merienda, por eso la disminución de peso es menor. Perderá semanalmente: 0,5-1 Kg (hombres y mujeres) […]”.

Tercer fallo: ¿”Si está cansado” es una pauta para pasar al mantenimiento? Como nutricionista me han eseñado que es el profesional el que debe estimular y motivar al paciente a perder peso y no basarse en la percepción subjetiva de si por llevar 2,3 ó 100 días con una dieta ya hay que abandonarla. Está claro que de la monotonía todos nos cansamos y con dietas tan restrictivas como ésta, aún más.

Sigue recalcando que por introducir carbohidratos la pérdida de peso será menor. No creo que a estas alturas haya que repetir que no es tanto el tipo de alimento como la cantidad del mismo. Todo en su justa medida es saludable.

Fase 4: Mantenimiento. Se permiten todos los alimentos en su justa medida y en las comidas adecuadas. Solo tendrá que saber dar una de cal y otra de arena. Es decir, si hace locuras un día, ya sabe que tendrá que compensarlo al día siguiente. En cambio, si se ha portado bien durante toda la semana, podrá pasar un fin de semana sin restricciones. Es importante que vaya pesándose con frecuencia, para comprender qué es lo que le hace adelgazar o engordar. En esta fase ya con su peso ideal, también voy a pedirle que aumente su actividad diaria. La dieta funciona independientemente del ejercicio físico, pero, si su objetivo, además de perder peso, es estar sano y tener más energía, este resulta fundamental. Le permitirá ingerir una mayor cantidad de comida sin aumentar de peso”.

Cuarto fallo (con sus consiguientes subfallos): el legendario mundo de las compensaciones. Con este tipo de comentarios, amiga lo único que haces es potenciar precisamente la ecuación: exceso= paso hambre + sentimiento de culpa. Es decir, si un día te excedes más, tienes un cumpleaños, un evento o simplemente te apetecía ir con tu gente a tomar una caña…NO PASA NADA, NO ES EL FIN DEL MUNDO!!!! Al día siguiente no tienes por qué alimentarte a base de agua y aire. Sigue con tu rutina alimentaria, un día un poco menos habitual en cuanto a dieta no va a hacerte coger peso al igual que estar un día entero pasando hambre (literalmente) no va  a ayudarte a que lo pierdas, porque lo más normal es que acabes picando lo que no debas. Peor el remedio que la enfermedad.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

Por otro lado, afirma sobre la importancia de ir pesándose continuamente. Para ella es una forma de ver lo que te engorda y lo que no. Para mí, es una forma de obsesionarte con la báscula y con la alimentación, que está diseñada para ser un placer.

 

 

Y para redondear, por fin introduce el término ejercicio físico. Una premisa que todos los nutricionistas nos cansamos de repetir desde el primer día, esta persona solamente la requiere para la fase de mantenimiento,a la cual por otra parte es prácticamente imposible llegar sin dicha actividad física; además dice que su dieta es exitosa independientemente del ejercicio. Me gustaría comprobarlo. Bueno, mejor no, gracias.

Toda esta retaila de afirmaciones son fundadas desde su propia experiencia encontrando la solución, según ella en las dietas protéicas como la dieta Atkins y la dieta South Beach.

En fin, otra más que se suma al carro de las dietas milagro con la consiguiente fama y el bolsillo lleno.

Este rinconcito al menos me ha servido a mi y a todos lo que queráis, para canalizar la rabia contra todo aquel que quiera lucrarse a costa de la salud de los demás. Yo por mi parte y para contribuir con la buena praxis de mi gremio ofrezco asesoramiento nutricional GRATUITO, consejos, resolución de dudas acerca de hábitos, de productos en concreto…

Para todos aquellos que queráis estar sanos ya sabéis donde encontrarme.

Un saludo!

Anuncios

4 pensamientos en “Reflexiones…

  1. Otra más de tantas que se sacan para montar negocio a costa de la salud ajena. Venga, aprovechemos que la gente se siente culpable tras los excesos navideños y se flagelan con propósitos de año nuevo-vida nueva…. Lo que no me explico es cómo, con las barbaridades que sueltan (narices hay que tener), que saltan a la vista, cómo sigue habiendo un público fiel a este tipo de “dietas milagro”, “engañabobos” o como quieran llamarse…..
    En fin.

    Gracias por colaborar con la buena causa de la divulgación y el asesoramiento nutricional!

    Me gusta

  2. Madre mía, no me extraña que los compañeros de la blogosfera que os dedicáis a este sector os indignéis de esta forma!! Vaya tela…
    En fin, gracias por compartirlo, y a ver si entre todos luchamos de una vez por todas contra las “dietas milagro”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s