La miel, el antibiótico más natural

Hoy se hablará en dsobremesa de uno de los alimentos más antiguos y naturales que existen: la miel.

¿De dónde procede la miel?

Las abejas liban (chupan suavemente) el néctar de las flores. Pues bien, de esa libación se obtiene una sustancia que queda deshidratada para que no se produzcan fermentaciones y a la que añaden encimas. Es un proceso llevado a cabo en la naturaleza y por la naturaleza.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

Estos insectos almacenan la miel en los panales, y es usada cuando no disponen de otro alimento en la naturaleza, como por ejemplo en invierno.

Existe la posibilidad de recoger esa miel directamente de la colmena, aunque hoy en día se emplean colmenas artificiales para recoger la miel. Esta ardua tarea es llevada a cabo por los apicultores.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

¿De qué está compuesta la miel?

– Carbohidratos: 77-82% La mayoría de éstos son azúcares como la fructosa y la glucosa y son los encargados en proporcionar la viscosidad, valor energético, higroscopicidad, densidad y granulación a la miel.

– Agua: contiene aproximadamente un 15%

El resto de componentes son minerales como el fósforo, potasio, hierro, calcio…y vitaminas del grupo B y C aunque en muy pequeñas concentraciones.

En cuanto a su composición calórica, destacar que posee 330 Kcal/100 gr. lo cual hace que sea un alimento bastante rico en calorías y que no sea apta en altas dosis para dietas de adelgazamiento o personas con sobrepeso u obesidad.

Propiedades

Como indica el título del post, una de las funciones más importantes que presenta la miel es la de antibiótico. Gracias a su elevado contenido en potasio, que es un conocido bactericida se impide el crecimiento de caldos de cultivo. Además, posee numerosas encimas como la “inhibina”, responsables de evitar el desarrollo de bacterias. Así mismo, la elevada concentración de azúcares impide la aparición de hongos.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

También la miel es muy utilizada por su acción antiinflamatoria para suavizar la garganta.

Mezclada con leche y/o limón mejora aún más dicha característica. Éste es un remedio muy conocido y útil para aliviar catarros y resfriados. Además puede ser consumida tanto por niños como por ancianos, por lo que se extienden sus beneficios.

Tipos de miel

Los tipos de miel van a depender del tipo de néctar empleado para fabricarla. De ahí que los más conocidos sean:

* Miel de romero: cuando liban las flores de romero, esta es la miel que se obtiene. Es de color ámbar y bastante espesa.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

* Miel de azahar: a partir de las flores de cítricos como el limonero y naranjo. Propia del Levante español. Posee una textura muy sólida.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

* Miel de castaño: de un color muy oscuro y profundo sabor, es la obtenida de la flor del castaño.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

* Miel de trébol: es un peculiar tipo de miel que adquiere un color amarillo suave, similar al de la mantequilla. Cristaliza rápidamente.

Imagen extraída de Google

Imagen extraída de Google

Existen muchos más ejemplos como la miel de tomillo, de avellano, de tilo, multifloral…

Curiosidades de la miel

Existen al igual que para los vinos o los aceites, catas de miel. Tanto en España como en otras partes del mundo, esta práctica es cada vez más extendida y de ahí que surjan cada vez más tipos de miel.

Entre sus múltiples usos (repostería, cosmética, farmacología, alimentación infantil…) existe el uso que se le da a la miel en la manufactura de productos del tabaco. Hasta 2000 toneladas de miel son requeridas para este uso.

La miel es la única sustancia dulce que no ha podido crearse de forma artificial. Esto reafirma aún más sus peculiares características.

Un saludo!

Anuncios

2 pensamientos en “La miel, el antibiótico más natural

  1. No hace tanto, tuve la garganta fastidiada y con solo tomar leche con miel y limón exprimido con miel unos cuantos días se me solucionó el problema, sin tomar ningún tipo de medicamento.
    A veces lo mejor es lo mas natural…

    Me encanta la miel, sus propiedades y tu post!!!

    Me gusta

    • Toda la razon Jorge y me alegro de que tu garganta mejorara. No hay nada como hacer uso de lo natural para no atiborrar al cuerpo de pastillas.
      Muchas gracias por continuar con tus amables comentarios.
      Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s