El kéfir: la leche fermentada más original

El kéfir es una leche fermentada, como lo es también el yogur, caracterizado por su original aspecto en forma de granos y su peculiar sabor ácido-alcohólico.

Muchos de vosotros ya la conoceréis, pues cada vez empieza a ser más habitual, pero también habrá más de uno que ni siquiera haya oído hablar de él.

Kéfir vs. yogur

El kéfir es de ligera densidad y normalmente se bebe. Además, al no tener que calentar la leche para su preparación, el kefir mantiene intactos sus nutrientes.

Un importante bacteriólogo danés, el doctor Orlajenson, opina del kéfir que “gracias a su abundancia en células digeridas de levadura y a su efecto beneficioso sobre la flora, impide la putrefacción intestinal”.

Otra diferencia es que la fermentación del kéfir es alcohólica (de ahí su sabor) mientras que la del yogur es láctica, por lo que éste sabe más ácido.

Imagen extraída de Google

Además, en el kéfir la fermentación produce la degradación de la lactosa (es el azúcar que provoca intolerancias), formándose otra sustancia fácilmente asimilable para el organismo.

Cómo prepararlo en casa

La proporción debe ser aproximadamente de una taza de kéfir por litro de leche. Su preparación es muy sencilla:

– Se agregan los granos de kéfir a la leche fresca sin hervir. Se tapa y se deja reposar durante 24-48 horas a temperatura ambiente.

– Una vez transcurrido este tiempo, la leche se habrá espesado. Entonces se cuela, quedándose sobre el colador los granos activos de kéfir, que pueden ser usados nuevamente para otro vaso (antes de trasaladarlos a una nueva cantidad de leche, aclararlos con agua fria).

Puede consumirse enseguida o conservarse (hasta una semana) en la nevera o frigorífico para evitar que prosiga la fermentación, pues sino se volvería muy ácido.

Beneficios nutricionales

* Rico en calcio, magnesio y fósforo (al igual que el yogur), minerales imprescindibles para el normal funcionamiento de huesos y dientes.

* Alto contenido en vitaminas hidrosolubles del grupo B y vitamina liposoluble K (útil en la coagulación sanguínea y metabolismo óseo).

* Fuente de aminoácidos esenciales como el triptófano, que nos ayudan a combatir el sueño y poseen una función relajante.

* Mejora la intolerancia a la lactosa, pues ésta se ve disminuída tras la fermentación.

Curiosidades

Kéfir significa algo así como “espuma”, y esto es debido a la efervescencia que se origina cuando se añaden los granos a la leche. Por eso se le conoce también como el champán lácteo. Es una leche fermentada originaria de los pueblos del Cáucaso, los cuales lo llamaban “granos del profeta”, pues según la leyenda fue Mahoma quien ofreció por primera vez los fermentos de esta bebida.

Existen muchos tipos de kéfir, siendo los principales de leche y agua; pero existiendo también de té, de agua de miel o incluso de uva.

Kéfir de uva (imagen extraída de Google)

Como reflexión final, decir que conocer alimentos de otras zonas geográficas nos ayuda no solo culturalmente sino de forma nutricional, pues sus amplios beneficios muchas veces se nos escapan, y así podemos aportar más variedad a nuestra dieta.

Os animo a que al menos probéis esta bebida (si es que aún no lo habéis hecho), pues estoy casi segura de que habrá amantes y detractores. Pero de lo que no me cabe duda es de que no os dejará indiferentes.

Un saludo!

Anuncios

6 pensamientos en “El kéfir: la leche fermentada más original

  1. Pingback: Nutricalendario 2013 |

  2. Pingback: Latino » Blog Archive » Nutricalendario 2013

  3. Pingback: Diccionario nutricional: alimentos pre y probióticos |

  4. Pingback: Desmontando mitos: la “mala leche” que se traen algunos con la leche |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s