¿Nos vamos de cañas?

Tras un fin de semana (o puente para algunos) voy a hablar de un alimento que seguro que más de uno habréis consumido. La cerveza constituye casi casi una forma de sociabilización, pues en muchos casos “irse de cañas” no es solamente ir a consumir esa bebida sino quedar con amigos y pasar un buen rato.

He de decir que como nutricionista y dietista es la única bebida, junto con el vino y la sidra que recomiendo en una dieta equilibrada. ¿Por qué? Ahí van los motivos:

– La cerveza contiene una capacidad antioxidante global notable, parecida a la de los vinos, zumos y mostos. El tipo de cerveza no influye en dicho poder antioxidante, aunque es un poco más elevado en el caso de las cervezas negras frente a las rubias.

– El lúpulo, encargado de otorgar ese característico amargor, disminuye los niveles de triglicéridos, de colesterol LDL (el comúnmente denomidado “colesterol malo”) y de colesterol total. Esto supone que en cantidades moderadas, el consumo de cerveza ayuda a controlar el colesterol y previene frente al riesgo de aparición de enfermedades cardiovasculares.

Así mismo, el lúpulo también estimula el apetito, de ahí que apetezca tanto el requerido pincho para acompañar a la cerveza. Además, este compuesto posee una función  sedante y tranquilizante. Ese es el principal motivo (junto con la baja graduación alcohólica) por el cual, tras consumir cerveza, nuestro cuerpo tiende a “relajarse” e incluso a “adormilarse”.

– En el caso de las mujeres con los síntomas de la menopausia, decir que tomando de 3 a 6 cervezas a la semana,podemos aumentar los niveles de estrógenos (hormonas sexuales que en la menopausia disminuyen considerablemente), paliando los incómodos síntomas del síndrome menopáusico.

– El silicio, mineral presente en la cerveza y que contribuye a la formación de hueso y cartílago, podría ayudar a prevenir la osteoporosis. Aunque hay que decir que las más beneficiosas frente a esta enfermedad son las cervezas que contienen lúpulo y leche de malta.

 

Todos estos factores hacen de la cerveza un alimento saludable si se consume con moderación. 

Pero también es importante destacar que dependiendo de cómo se consuma, ésta será más o menos saludable.

Por ejemplo:

* El botellín: un botellín de 200 ml.(1/5) tiene 90 Kcal. La misma medida, pero sin alcohol contiene 34 Kcal.

* La caña: una caña de 200 ml. contiene las mismas calorías que un botellín de la misma cantidad, es decir 90. Pero consumida con limón, ésta presenta algunas más: 95,35 Kcal. No es una cantidad importante, pero sí hay que saber que al añadir refresco, aumentamos el consumo de azúcares y por tanto, de calorías.

* Cerveza negra: 200 ml. de esta cerveza aportan 118,28 Kcal. Este aumento es debido a que posee más graduación alcohólica (8º frente a los 4-5º de la rubia). Por otro lado, hay que decir en su favor que el poder antioxidante es mayor que en el de la rubia.

Aquí os dejo una tabla resumen que compara las calorías de distintos tipos de bebidas alcohólicas y no alcohólicas:

Como conclusión hay que decir que esta bebida, tan importante en nuestra cultura y dieta Mediterránea, otorga unos beneficios nutricionales significativos.

Además ya es hora de ir desterrando ese falso mito de que la cerveza crea la “barriga cervecera” o “curva de la felicidad”. Está claro que un consumo abusivo, como sucede siempre, puede provocar un aumento de grasa en nuestro cuerpo, pero está más claro aún que la gente que tiene ese “abultamiento abdominal” suele ser consecuencia de una dieta desequilibrada y más concretamente de acompañar esa cerveza con productos hipercalóricos.

Imagen extraída de Google

Por tanto, recomiendo una cerveza al día sin alcohol en personas con sobrepeso/obesidad o con alcohol si no se padece.

Hay que saber disfrutar de los pequeños placeres de la vida, y qué duda cabe que la cerveza, para muchos, es uno de ellos.

 

Saludos!

Anuncios

4 pensamientos en “¿Nos vamos de cañas?

  1. Muy buenas! Me a gustado tu post, hay que ir rompienddo mitos e ir inculcando a la fente lo que si es verdad y lo qe no..y lo de siempre..sii se abusa luego se paga la factura…jejje
    un saludo!!
    Pellizcos Nutritivos 😉

    Me gusta

    • Claro que sí. Derrocar ese extendido mito era uno de los objetivos de esta entrada y por ello me alegro de que compartas mi punto de vista.
      Saludos y muchas gracias!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s