Desmontando mitos: la panacea de los productos “light”

Vi por casualidad que el blog Alimmenta organizaba la Segunda edición del Carnaval de Nutrición y que su tema central eran los mitos nutricionales. Me pareció un tema de lo más apropiado, y dado que yo ya tengo un apartado llamado “Desmontando mitos”, me venía perfecto. Así pues, “esta entrada participa en la segunda edición del Carnaval de Nutrición”.

Sin más dilación, hoy el tema que nos ocupa serán los productos “light” en todo su esplendor. Primero hay que definir dichos productos como “aquellos a los que se les ha reducido el 30 % del valor energético respecto al alimento de referencia”. Lo normal es que se reduzca este valor a través de los carbohidrtatos o de las grasas.

Pues bien, cuando se reduce la cantidad de carbohidratos, se suelen sustituir por edulcorantes, que pueden ser calóricos (como el sorbitol, manitol…) o acalóricos (como la sacarina, el aspartamo…), existiendo también hierbas como la stevia, que se usan cada vez más con este fin. Tanto unos como otros deben ser consumidos en cantidades moderadas, y en el caso de los calóricos, su ingesta excesiva (más de 20 gr./día en el caso del manitol y más de 50 gr./día en el del sorbitol según la  Asociación Dietética Estadounidense) puede acarrear diarreas y trastornos estomacales.

Si hablamos de los sustitutos de las grasas, muchos de ellos están compuestos por proteínas, carbohidratos, estabilizantes o incluso por una naturaleza lipídica.

La idea en sí es buena, pues diminuir el aporte calórico va a llevar consigo que el producto sea más saludable. Lo que no es tan bueno es hacer creer al consumidor que con dichos productos “la vida ya es maravillosa”. Me explico. existen infinidad de productos “light” hoy en día en el mercado:

– Refrescos.

– Mayonesas.

– Mantequillas.

– Cacao en polvo.

– Patatas fritas (snacks).

– Mermeladas.

– Zumos comerciales y néctares.

– Helados.

– Quesos en lonchas, rallados…

Reeleamos esta enumeración de productos. Todos ellos, en su creación original no forman parte de una dieta idealmente saludable, pero con moderación, cualquier nutricionista podría aconsejarlos. Repito, con moderación.

A continuación pensemos en esa misma lista de alimentos pero en su vertiente “light”. Por mi parte, siguen sin formar parte de ninguna dieta saludable, independientemente de su reducción calórica. ¿Por qué? Porque aunque con menos grasa, una mayonesa es una mayonesa y su elaboración a base de aceite-yemas de huevo-vinagre-sal nos lo dice todo; porque aunque con menos azúcar, un refresco, sigue siendo un refresco y su contenido en nutrientes es prácticamente inexistente; porque un helado, más allá del disfrute sensorial, por muy “light” que sea, debe ser tomado con muchísima moderación. Y porque todos hemos oído la famosa frase ” ponme una ración de churros y un café con leche con sacarina”.

Por otra parte tenemos un claro ejemplo de producto “light” que sí podríamos considerar lógico y aconsejable. Es la leche semidesnatada. Y digo la semidesnatada porque la desnatada no es recomendable a no ser que se padezca  hipercolesterolemia diagnosticada u obesidad. Reducir el aporte de la grasa de la leche, siendo ésta IMPRESCINDIBLE para el consumo humano, es una idea muy pero que muy saludable.

Debemos, por tanto, ser consecuentes e inteligentes. Si estamos realizando una dieta hipocalórica, es preferible no consumir la lista anterior de productos ni en su versión normal ni en su versión “light”. Y si lo vamos a hacer, en mi humilde opinión es preferible tomar menos del normal que más del light, pues al final, por no informarnos adecuadamente, abusamos del producto “light” por creer que es menos calórico cuando en resumen estamos consumiendo la misma cantidad de energía.

Saludos!

Anuncios

7 pensamientos en “Desmontando mitos: la panacea de los productos “light”

  1. Muy buena explicación y de lo más aclaratoria. Nunca he sido de productos light, pero después de leer tu entrada, menos aún. De hecho siempre me he preguntado por qué productos como la Coca-cola light, si en teoría es sin azúcar, sabe dulce… Ahora lo entiendo.
    Muchas gracias y sigue mostrándonos cosas tan interesantes!

    Me gusta

  2. Muchas gracias a ti bCal y decirte que el que un producto como la Coca-cola light sepa más dulce que la normal es porque los edulcorantes que se emplean en su elaboración son hasta 200 veces más dulces que el propio azúcar. Ese es el caso del acesulfame o acesulfamo-k. Seguiré trabajando para que os resulten útiles mis palabras 😀

    Me gusta

  3. Decir que la leche es “imprescindible” en negrita y con mayúscula si que es un mito como una catedral… Como D-N ¿¿en serio te ves incapaz de imaginar/pautar una dieta saludable sin leche??
    Me parece alucinante semejante afirmación a día de hoy viniendo de una profesional. Dicho sea con todo el respeto. Y sin ánimo de polemizar, es que es una afirmación tan, tan, tan obsoleta que no necesito ni argumentarla.

    Me gusta

    • En primer lugar, buenas tardes. En segundo, deduciré que eres una compañera del gremio, dada tu inexistente presentación.
      Como me considero una profesional capaz de aceptar críticas, me tomaré tu comentario como algo “constructivo”. Decirte que por si no lo sabes, la leche es el único alimento considerado cuasicompleto (no te explico lo que significa, porque también deduzco que lo sabrás). Con esto, creo que sobran las explicaciones y por tanto sigo considerándola IMPRESCINDIBLE para el consumo humano. Dicho lo cual no significa que no pueda ser sustituible por otros alimentos cuando hay intolerancias o hablamos de otras filosofías o estilos de vida (por ejemplo el veganismo). Te aseguro que me veo capaz y de hecho lo hago, el pautar dietas saludables sin leche, pero sin duda son los motivos anteriormente citados los que me llevan a hacerlo.
      Finalmente te digo que, en mi opinión, afirmas con demasiada rotundidad y con bastante poca humildad. También desde el respeto.
      Saludos!

      Me gusta

    • Quizá no sea imprescindible, estamos de acuerdo en que se puede sustituir por alternativas, pero ¿dónde ves que ponga que no es capaz de hacer una dieta sin leche? ¿Cómo cuestionas la profesionalidad así? Un poco barata tu verborrea …

      Me gusta

  4. Pingback: II edición del Carnaval de blogs de nutrición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s